David Pla e Iratxe Sorzabal fueron detenidos en 2015 en Baigorri, en el sur de Francia, tras un largo historial terrorista por el que ya han pasado por la cárcel. Se les identificó como los últimos dirigentes de la banda y los que leyeron el comunicado final de ETA. Por eso sobre ellos pesan varias peticiones de extradición por parte de España.

Se les juzga solamente por estar vinculados a la banda, no por dirigirla. Este podría ser el último juicio en Francia contra terrorista de ETA, casi 10 años después de los últimos atentados.