El portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, ha dicho que el Ejecutivo "está poniendo todos los esfuerzos" para resolver la situación que ha provocado el temporal de nieve en las carreteras y ha pedido prudencia a los conductores antes de salir. Méndez de Vigo, que ha hecho estas declaraciones tras la clausura del Año Jubilar de Caravaca de la Cruz, ha recalcado que "las cosas suceden cuando las condiciones son extremas y adversas".

"Estoy seguro que todo el mundo está colaborando para paliar la situación y que en aquellos lugares donde ha sido mas difícil, especialmente la pasada noche, la situación está volviendo a la normalidad", ha agregado. Ha recomendado a las personas que vayan a utilizar el coche que pregunten cuáles son las condiciones meteorológicas y que sean "enormemente prudentes, ya que lo importante es llegar a casa en buenas condiciones".

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, ha seguido desde la sede de la Dirección General de Tráfico (DGT) los trabajos realizados por la Guardia Civil y la Unidad Militar de Emergencias (UME) para despejar de vehículos de la AP-6. El gabinete de crisis está compuesto por el director general de Tráfico, Gregorio Serrano, y otros cargos del Ministerio de Interior, del Ministerio de Fomento, de la Guardia Civil y de Protección Civil.

La DGT calcula que entre 3.000 y 3.500 vehículos se han visto atrapados en la AP-6 durante toda la noche. El director general de Tráfico ha explicado en rueda de prensa que los efectivos de la Guardia Civil y de la UME han estado trabajando durante toda la noche para despejar la carretera. "No se ha escatimado en recursos, en horas ni en medios", ha dicho. Además ha subrayado que desde el viernes se empezó a avisar en los paneles de las carreteras de la previsión de fuertes nevadas, pero ha habido conductores que "o no se han enterado o no han tomado las precauciones necesarias".