La gratuidad de los medicamentos se garantiza para todos los pensionistas con ingresos por debajo de los 18.000 euros al año. Esta medida, beneficiará a 292.458 personas, el 70% del total de pensionistas canarios. El decreto, que supondrá una inversión de más de 14 millones de euros, aprueba las bases reguladoras para la concesión de subvenciones a los pensionistas de la Seguridad Social y sus beneficiarios, destinada a compensar gastos relacionados con la protección de la salud.

Este decreto se aprueba para garantizar la adherencia a los tratamientos médicos de aquellas personas con rentas más bajas, ya que se constató que durante la crisis un número significativo de pensionistas y sus beneficiarios no habían iniciado o bien habían interrumpido o suspendido sus tratamientos prescritos por el facultativo.

Las subvenciones que contempla el Decreto se aplicarán de manera automática, sin que los beneficiarios tengan que realizar ningún trámite. En este procedimiento han colaborado los Colegios Oficiales de Farmacéuticos de ambas provincias quienes asumirán los trámites derivados de las facturas de estos medicamentos para evitar que los pacientes tengan que realizar gestiones administrativas.

A pesar de dicha medida, Canarias sigue siendo una de las Comunidades Autónomas con una de las rentas per cápita más baja del Estado y es también una de las regiones con mayor número de pensionistas con las pensiones más bajas del país, lo que justifica adoptar esta medida.