Publicidad

Desalojo

Una madre con tres hijos, uno de ellos con discapacidad, a punto de ser desahuciada en Castilblanco de los Arroyos

El plazo para que esta familia abandone la vivienda que ocupó hace un año expira hoy. La mujer, separada y con tres hijos, uno con una discapacidad de más de 40% entraron en el piso propiedad del ayuntamiento porque dicen que no tienen donde vivir. El consistorio dice que hay otras 200 familias que también tienen derecho.

En resumen

  • Okupó la vivienda hace un año, aunque ella asegura que estaba abierta y que no tuvo ni que romper la puerta
  • El Ayuntamiento pretende arreglar la casa y destinar a alquiler como vivienda social

Silvia enseña la casa que ocupó hace un año en Castilblanco de los Arroyos, en Sevilla, a un equipo de Antena 3 Noticias. "Estaba abierta y yo entré, no tuve ni que romper la puerta" cuenta esta mujer separada con tres niños pequeños, uno de ellos con una discapacidad de más del 40 %. Viven con 400 euros al mes, la pensión que le pasa su ex marido por la manutención de sus hijos."La desesperación me llevó a meterme en este piso" añade Silvia que ya prácticamente no tiene nada en la casa porque espera que en cualquier momento les echen.

La vivienda es municipal. El ayuntamiento asegura que la casa no está en condiciones, está en muy mal estado y hay que arreglarla. Luego, los planes del consistorio es ofrecerla como vivienda social en alquiler. Aseguran que hay más de doscientas familias en el pueblo que tendrían derecho a vivir en ella " en este pueblo hay mucha gente en riesgo de exclusión y no por ello van pegando patadas a las puertas" afirman los vecinos. Además insisten en que la casa estaba cerrada y que fue usurpada ilegalmente.

No ha entregado las llaves voluntariamente así que puede ser desalojada en cualquier momento

Los padres de Silvia viven a las afueras del pueblo, pero aseguran que ya tienen acogidos a varios familiares, un hermano y su mujer. "No tenemos espacio, está todo ocupado" asegura la madre de Silvia que estos días también tiene a sus nietos para evitar que los niños tengan que vivir como desalojan a su madre.

Silvia se ha negado a entregar las llaves voluntariamente. Así que en cualquier momento puede ser desalojada.

La parlamentaria de Adelante Mari García ha defendido que esta mujer y sus hijos ocuparon la citada vivienda municipal porque "no tenían dónde vivir al no poder seguir pagando un alquiler y siendo demandante de vivienda social desde 2016, sin respuesta alguna", lo que le ha llevado a señalar que el inmueble no estaba habitado.

"No damos crédito a la actuación de este alcalde que, lejos de poner solución a los problemas de sus vecinos, se los agrava. Parece un señorito, más que un alcalde socialista". "Pedimos que se paralicen los desahucios al menos hasta encontrar una alternativa habitacional a las personas afectadas y hasta que pasen los meses de frío", ha señalado García.

Publicidad