Hay trabajos en los que el reloj parece no parar nunca. Se trabaja 50 horas a la semana en el comercio y en la hostelería, que encabezan el ranking, en el que siguen la industria manufacturera y la agricultura, lo que constituye un total de 1,5 millones de trabajadores.

También se ven afectados autónomos, que tienen que dedicar más de la mitad del día a sus negocios: "Perfectamente 12 o 13 horas, sin poderte sentar para comer y todo el rato en funcionamiento".

El comercio es el sector que tiene más trabajadores con jornadas más largas. Lo mismo ocurre en la hostelería, en restaurantes y bares, donde los empleados llevan más de 30 años en esta situación.

"No he tenido nunca tiempo para estar con mis hijos, con mi mujer, con mis amigos, con la familia... siempre trabajando. Cuando me quieren ver, al bar", afirma Amancio, un empleado de la hostelería.

Las jornadas de la industria manufacturera son también de las que más se alargan.