El Joan Gamper empezó con el discurso habitual del capitán del Barcelona, en este caso Messi, que recordó el trágico final de temporada del año pasado.

La espinita de la Champions sigue ahí. Tenía en mente las palabras de 2018, pero no se echó atrás: "No me arrepiento", dijo Messi. El argentino fue de los más aclamados junto a De Jong y Griezmann. Todo lo contrario que a Valverde, ya que el entrenador escuchó pitos cuando cogió el testigo del micrófono.

De Jong fue nombrado MVP del partido y le robó protagonismo a un Griezmann apagado y inadaptado. Le anularon un gol y se le vio apartado del resto cuando fue sustituido.

El Arsenal estuvo la mayoría de tiempo por delante, pero un error en defensa y un golazo de Suárez en el 89 le dio el trofeo al Barça.