La Copa américa ya ha terminado y la resaca que ha dejado aún continúa dejando titulares. Como el berrinche que se cogió el jugador chileno Gary Medel con los aficionados que se encontraron en el estadio Arena Corinthians de Sao Pablo, Brasil.

El encuentro que disputaban entre Argentina y Chile por el tercer y cuarto puesto acabo siendo un partido de sentimientos a flor de piel. Principalmente por el enganchón que tuvieron Lionel Messi y el propio, Gary Medel. Cuando empezaron a encararse tras la disputa de un balón que se perdió por fuera de banda, el árbitro no dudo ni un solo segundo en expulsar a ambos jugadores.

Al terminar el partido, unos hinchas empezaron a increpar al central del Besiktas, éste no se cortó y le lanzó el chicle que mascaba."Acá hay un par de gente que te empieza a escupir pero cuando los tienes de frente no te dicen nada, se cagan todos, no me parece bien que lo hagan y menos a un jugador de fútbol", comentó el jugador sobre el incidente en las televisiones.