El futbolista turco Cevher Toktas

Publicidad

Coronavirus

La confesión de Cevher Toktas tras matar a su hijo con coronavirus: "Presioné la almohada durante 15 minutos"

El macabro crimen del futbolista turco Cevher Toktas sigue conmocionando al mundo. Asesinó a su hijo de cinco años cuando estaba ingresado en el hospital con coronavirus: "Nunca he amado a mi hijo menor", confiesa.

El futbolista turco Cevher Toktas, del Bursa Yildirim Spor, equipo que juega en una Liga regional de Turquía, confesó a la policía que mató a su hijo de cinco años con un almohada en el hospital. El pequeño de cinco años estaba ingresado en el hospital con tos y fiebre, síntomas del coronavirus.

El niño fue dado por muerto por COVID-19 por los médicos, si bien once días más tarde Cevher Toktas ha confesado a la policía el crimen el hijo. El jugador esperó a estar solo en la habitación del hospital para ahogar a su hijo durante un cuarto de hora.

"He presionado la almohada sobre la cabeza de mi hijo durante 15 minutos. Mi hijo estaba agonizando. Sin embargo, seguí imprimiendo con una almohada hasta que murió. Después de que dejó de moverse, levanté la almohada. Luego llamé a los médicos para que no sospecharan", ha contado el futbolista a la policía turca.

"Comencé a llamar al médico. Luego, el médico y los enfermeros llegaron a la habitación. Le llevaron a la unidad de cuidados intensivos", confesó.

"No tengo ningún problema mental"

Toktas reconoce que terminó con la vida de su hijo porque no lo quería: "Mientras estaba sentado en mi casa con mi esposa en la noche del 4 de mayo, pensé en lo que estaba sucediendo y me molestó. Salí de mi casa diciéndole a mi mujer que tenía algo de trabajo. No sé por qué no me gusta. La razón por la que maté a mi hijo ese día es simplemente porque no lo amaba. No tengo ningún problema de salud ni psicológico. No tengo ningún problema con mi esposa y mi otro hijo", asegura el futbolista.

Cevher Toktas ya está en la cárcel y va a ser juzgado por homicidio, un delito por el que podría ser condenado a cadena perpetua.

Publicidad