54.442667

Publicidad

Ciclismo

Aida Valiño, campeona gallega de ciclismo contrarreloj tras dos accidentes: "Suena raro, pero no me acuerdo de nada"

Dos accidentes consecutivos la apartaron de la competición y cinco años después, la triatleta Aida Valiño se ha convertido en campeona gallega de ciclismo contrarreloj.

La pasión por el deporte le vino de serie. Con su madre, Aida Valiño aprendió a nadar siendo una niña y en Lugo, su ciudad natal, se formó en esta destreza y empezó a competir. Con 13 años se animó con el triatlón y hasta el día de hoy nunca dejó de practicarlo.

Sus dotes deportivas la hicieron entrar en el centro de tecnificación de Pontevedra, donde sacó el bachiller al mismo tiempo que entrenaba. Luego decidió estudiar enfermería, pero las clases y exámenes eran incompatibles con sus largas estancias fuera de Galicia debido a las competiciones. En ese momento tuvo que dejarlo, pero años más tarde lo retomó para terminarlo.

Humilde, risueña y perseverante, con esos tres adjetivos consiguió grandes logros. Campeona de España desde cadete a élite de triatlón, duatlón y triatlón de larga distancia.

Podium en alguna Copa continental de triatlón; Subcampeona de europa de duatlón sub23 y cuarta en triatlón, además de participar en campeonatos del mundo y series Mundiales de triatlón élite. La última carrera en la que compitió a nivel profesional fue en junio de 2014. Pocos días después, un infortunio la separó por un tiempo de la competición.

Un doble accidente que le cambió la vida, pero no su pasión por el deporte

"Suena raro, pero no me acuerdo de nada de lo que pasó ese día, ni de cómo me levanté de la cama. Tengo ese día totalmente borrado de mi memoria. Y quizás es mejor así", explica Aida Valiño.

Pocos días después de su última carrera, Aida y un grupo de ciclistas iban por la carretera por la que entrenan habitualmente. Como era una grupeta grande, Aida iba tirando delante. Un coche hizo un cambio de sentido en un sitio que no debía e impactó contra ella siendo un choque frontal.

"Coincidió que yo iba delante, pero pudo haber sido otro compañero", reconoce Aida.

Aún no había pasado un año del accidente y la mala suerte volvió a tocar a su puerta. Su primera carrera del 2015 había sido en Elche. Una victoria, por supuesto. Después de viaje llegó a casa y fue en bici hasta Pontevedra, donde tenía unas prácticas de la carrera.

"Aproveché la ruta para entrenar, y llegando a Pontevedra, un coche no me vio, debía estar en un ángulo muerto, y me llevó por delante", relata Aida.

Pese a sus dos accidentes, Aida no dejó nunca de hacer deporte.

"Yo quería salir a competir y a andar en bici, pero esto último me daba mucho miedo. Además no estaba disfrutando de los entrenos porque tenía muchas molestias en la cadera y en la rodilla", cuenta Aida.

Gustavo Rodríguez, su pareja y pilar de apoyo en los peores momentos

En este impás competitivo, Aida y su pareja Gustavo Rodríguez, triatleta profesional, decidieron cambiar un poco el rumbo de sus vidas. Pocos meses después, ya eran una pareja de tres.

"Primero tuvimos a Noa, la mayor, que tiene ahora 4 años. Y después quisimos darle un hermanito o hermanita, y nació Uxía, que tiene 2 y medio", explica Aida.

Ni los accidentes ni la maternidad hicieron que Aida dejase sus entrenos. Natación, salir a correr… La bici fue lo último que retomó. En 2019 comenzó a salir con un grupo entrenado por Gustavo. Su objetivo era un triatlón de media distancia en Pamplona, pero llegó la pandemia del coronavirus.

Hoy en día ejerce de enfermera y combina su trabajo con la maternidad y los entrenos.

"Estoy inscrita en listas de contratación y en estos momentos cubro una reducción de jornada, lo cual me viene fenomenal para compaginar con los entrenos y las niñas", cuenta Aida.

Aida y Gustavo son dos amantes del deporte, y el uno tira del otro. Tanto es así, que gracias a Aida, Gustavo cambió el ciclismo por el triatlón y gracias a Gustavo, Aida volvió al mundo de la competición para seguir arrasando.

Campeona Ibérica de Media Distancia en Caminha (Portugal) el pasado sábado 10 de octubre y Campeona Gallega de ciclismo Contrarreloj este lunes 12 de octubre.

Aida intenta entrenar todos los días de la semana una hora. Aunque reconoce que no pasa nada si un día no entrena. Normalmente lo hace sola, aunque para salir en bici le gusta ir con Gustavo.

Él actualmente es guía de Héctor Catalá (triatleta paralímpico) y espera ansioso los Juegos de Tokio 2020. El año pasado fueron campeones del mundo en paratriatlón y el objetivo de este año eran las paraolimpiadas de Tokio y la clasificación de Gustavo para el Campeonato del Mundo IRONMAN de Kona.

"La mayor suerte que tengo este año es la de volver a tener a Aida al lado en las competiciones y que los viajes vuelven a ser un poquito más familiares. Se pasan momentos bonitos y momentos duros, y tener una persona al lado que te comprenda porque ella también los vive, es una gran ayuda", explica Gustavo.

"Desde que tuvimos a las niñas necesitamos más organización, pero el deporte es un estilo de vida que nos gustaría transmitirles y que viviesen desde pequeñas. No entendemos la vida de otra manera", relata esta pareja.

Publicidad