María Dueñas explica que es una novela que se vive con los cinco sentidos: "Paseamos por la medina, nos dejamos llevar por sus olores, por el terciopelo, la seda y el té verde".