fármacos

Publicidad

Coronavirus

La ivermectina no está autorizada como fármaco para combatir el coronavirus

La comunidad científica y las autoridades sanitarias advierten que el desparasitante ivermectina no está autorizado para la prevención o el tratamiento del coronavirus.

El mundo entero busca posibles medicamentos que combatan el coronavirus de forma fácil y barata. Uno de los últimos que ha sonado en la tercera ola de la pandemia ha sido la ivermectina, un medicamento que se cotiza como una supuesta cura milagrosa de la COVID-19, y que se usa para el tratamiento de enfermedades parasitarias en animales y humanos pues es barato y se puede conseguir sin receta.

Sin embargo, la comunidad científica y las autoridades sanitarias de varios países de América Latina advierten que la ivermectina no está autorizado para la prevención o el tratamiento de la COVID-19, al igual que la Administración de Medicinas y Alimentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés), ya que no existe evidencia científica alguna de que la ivermectina tenga alguna efectividad en la prevención y el tratamiento del coronavirus.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) también desaconseja el uso de la ivermectina para el tratamiento de la COVID-19 y advierten de los efectos secundarios, y aunque el fármaco también está incluido en el listado de medicamentos esenciales de la OMS, los expertos avisan de que el uso potencial de este medicamento antiparasitario para combatir coronavirus sigue sin probarse.

El investigador Carlos Chaccour, lleva años estudiando el medicamento y, en una entrevista a 'El Confidencial, reveló que aunque podría ser útil pero hay que tener precaución con su uso: "me encantaría que funcionara, y me dedico a esto, pero creo que tenemos que tener mucho cuidado porque hay mucho aficionado abogando por una cosa que no está probada del todo. Está en juego no solo la seguridad causada por el propio medicamento, sino el efecto que podría tener un tratamiento masivo sobre el virus, hay que tener cuidado".

Al igual que al inicio de la pandemia también se vendió la hidroxicloroquina como la medicina que vencería al coronavirus y que además era barata y accesible, numerosos estudios terminaron concluyendo que ni mejoraba la letalidad ni reducía la duración de la enfermedad.

Publicidad