La relación entre Carlota Casiraghi y el productor de cine parisino Dimitri Rassam ha sido un tanto acelerada. La pareja lleva un año de relación, hace solo unos meses oficializaron la misma al aparecer juntos en los Premios César para después anunciar que se iban a casar y que Carlota estaba embarazada.

Sin duda, muchos acontecimientos juntos que ha provocado que por la boda se tenga que retrasar un poco más de lo previsto. En un principio se quería celebrar en septiembre pero Dimitri tiene una serie de problemas con su exmujer, la modelo rusa Masha Novoselova, para formalizar su divorcio.

Al parecer, como apuntan medios franceses, uno de los puntos más problemáticos en el proceso es la custodia de la hija de seis años, Darya, que tienen en común. Junto con el acuerdo económico al que quieren llegar para que ambos estén conformes. Unos aspectos que se están complicando sobre todo porque la separación no fue amistosa y que ha empeorado tras la relación de Dimitri con Carlota.