En un día tan especial para el príncipe Harry como ha sido su boda con Meghan Markle no podía faltar el recuerdo a su madre, Diana de Gales. Hace casi veintiún años que Lady Di nos dejó y desde ese fatídico día Harry no ha dejado de pensar en su madre.

Así, el recién estrenado Duque de Sussex ha querido que Diana de Gales haya estado presente en la ceremonia con varios detalles muy emotivos. Uno de ellos ha sido a través de la lectura que la hermana de la desaparecida reina de corazones, Lady Jane Fellowes, ha realizado ante todos los invitados.

Un texto que no ha sido elegido al azar en el que decía: "El amor es fuerte como la muerte, pasión feroz como la tumba. Sus flashes son flashes de fuego, una llama furiosa. Muchas aguas no pueden apagar el amor, tampoco las inundaciones pueden hundirlo", recoge el fragmento de del libro del 'Cantar de los Cantares de Salomón' (Song of Solomon).

Por otra parte, ya se sabía que las flores blancas presentes en toda la boda representaban a Lady Diana, ya que eran sus flores favoritas.

Y, por último, el homenaje más sentimental ha sido cuando ha sonado el himno 'Guide Me, O Thou Great Redeemer', que ya pudimos escuchar en la boda de Kate Middleton y el príncipe Guillermo. Y sobre todo, en el funeral de Diana por Elton John.