Mejor tarde que nunca, pero al fin se ha aclarado uno de los secretos más esperados de la boda de Meghan Markle y el príncipe Harry. Y es que ya se sabe cómo le pidió el Duque de Sussex a su padre, Carlos de Inglaterra, que llevara a su novia hacia el altar en aquel entonces.

El padre de la novia, Thomas Markle, iba a ser el encargado, como es normal, pero al sufrir un ataque al corazón antes de la boda y tras la polémica con los paparazzi por los que se dejó fotagrafiar antes del enlace, no asistió. Por lo que la opción más lógica era pedírselo al padre de Harry: "Se lo pedí y yo creo que él ya sabía que iba a ocurrir, así que me dijo rápidamente 'sí, por supuesto, haré todo lo que Meghan necesite y estoy aquí para apoyarlos", cuenta el Duque en el documental 'Prince, Son and Heir: Charles at 70' que BBC One ha hecho con motivo del 70 cumpleaños de Carlos.

El día de la boda, este gesto fue de los más emotivos y bonitos para todos los invitados, pero en especial para Camila de Cornualles, mujer de Carlos.