Ricky Martin y su marido Jwan Yosef no han podido empezar mejor el año que con el nacimiento de su pequeña Lucía. Una noticia que comunicaban hace unos días a través de las rede sociales.

Pero lo que se esconce detrás de todo esto tan bonito son las largas noches sin dormir cuidando de la bebé. Un cansancio acumulado que está dejando al cantante con unas ojeras que no se despegan de él. Y así lo ha mostrado en su cuenta de Instagram con un selfie donde se aprecia su cara de cansado y que ha acompañado del siguiente texto: "50 sombras de ojeras bajo mis ojos".