Demi Lovato tiene una larga lucha por delante para superar sus adicciones. La cantante sufrió una sobredosis el pasado 25 de julio y desde hace un par de semanas está ingresada en un centro de rehabilitación donde luchará por recuperarse de sus adicciones.

Y justo de las adicciones que se está tratando la artista se ha especulado mucho. Si en un principio se hablaba de que la intérprete de 'Echame la culpa' habría sufrido una sobredosis de heroína, ahora el portal de noticias TMZ ha informado que la culpa del trágico episodio ha sido el fentanilo, la misma droga que causó la muerte de Prince en 2016.

Según ha apuntado el medio estadounidense, la cantante habría consumido esta sustancia después de haberle mandado un mensaje de texto al que lleva siendo su camello desde hace unos meses y que se trasladó hasta la casa de la artista para proporcionarle la droga.

Una droga 50 veces más potente que la heroína, ya que el fentanilo es un opiáceo que inicialmente se creó para paliar el dolor de los pacientes con cáncer, un fármaco que en su origen fue creado en China y que actualmente se fabrica en México.