Demi Lovato lleva tres meses en rehabilitación. Desde que el pasado julio sufriera una sobredosis, la cantante ha estado alejada de todo y de todos, ya que solo su familia y su exnovio, Wilmer Valderrama, han sido los que han estado a su lado en momentos tan difíciles.

La situación apuntaba a que permanecería en el centro hasta principios de año, pero tras 90 días ingresada la cantante ha sido vista disfrutando por Los Ángeles junto a su amigo, el diseñador Henry Levy, compartiendo una cena para dos en un restaurante japonés.

Demi estaba espectacular, se le nota que la rehab le ha sentado de maravilla y estuvo charlando, riendo y divirtiéndose con su colega entre bromas durante toda la velada, según han afirmado los testigos allí presentes.