Lily Collins está cada vez más delgada. Al parecer, el divorcio de su padre, Phil Collins, pudo ser la causa en el pasado, pero en la actualidad, una película y el papel que interpreta podrían tener la culpa.

La hija del cantante, un poco insegura en algunas ocasiones, ha querido salir a la calle para cerrar muchas bocas.

Parece que 'To The Bone' es una película sexista, superficial y que incita a la anorexia. Pero la actriz nunca se le ha pasado por la cabeza incitar a los jóvenes sufrir trastornos alimenticios, según ella misma ha confesado.

La actriz confiesa que se obligaba a vomitar: "Mi garganta ardía y me dolía el esófago". Lily ha mostrado su mejoría con el paso del tiempo y parece que está totalmente recuperada. La relación con su padre también ha mejorado mucho tras el divorcio de su madre.