La actriz y guionista de la serie 'Girls', Lena Dunham, ha pasado una vez más los límites de lo políticamente correcto y se ha colocado en el punto de mira de miles de usuarios. Parece que sus declaraciones sobre el aborto han ido demasiado lejos, y han sido muchos los ofendidos.

En el programa de radio por internet que dirige ha hecho una desafortunada declaración: "Ahora puedo decir que nunca he abortado, pero que me habría gustado hacerlo", explicaba mientras hablaba de su visita a una ONG pro-aborto. Esto ha desatado numerosas críticas y la actriz ha pedido perdón públicamente.

Pocas horas después de que la opinión pública cargarse contra ella y juzgase su declaración de humor negro, de broma de mal gusto, de falta de respeto, etc, la actriz ha recurrido a su cuenta de Instagram para escribir un extenso mensaje pidiendo perdón a todos los ofendidos, y reconociendo lo poco afortunado que había sido su mensaje.

"El último episodio de nuestro podcast tenía como objetivo hablar de los diferentes aspectos que se derivan de la elección de métodos reproductivos en Estados Unidos, explicar las distintas razones que pueden llevar a las mujeres a decidir si quieren o no tener hijos y lo que implica la autonomía del cuerpo femenino. Me enorgullece la pluralidad de voces que tenemos en el programa y de verdad espero que la broma de mal gusto que utilicé no ensombrezca el maravilloso trabajo de todas las mujeres que ahí participan" escribía Lena en su publicación con el fin de mantener la reputación del programa.

"Mis comentarios provenían en realidad de ese personaje de chica excéntrica que a veces encarno, una mujer que se debate entre la sabiduría y la ignorancia (de eso trata mi serie también) y que evidentemente no encajaba en ese momento concreto. Reconozco toda mi culpa. Jamás he tratado de trivializar los desafíos emocionales y físicos que se desprenden de un aborto. Mi único propósito es el de dar mayor visibilidad al problema y el de eliminar el estigma de tener que abortar", continuaba disculpándose en su escrito.

"Me tomo este asunto con mucha más seriedad de la que dedico a otras cuestiones, por lo que asumo toda la responsabilidad de mis actos. Seguiré dirigiendo mi vida a la lucha por la libertad y la justicia en el ámbito de la reproducción", concluía su mensaje dando por finalizada la polémica.