Kanye West se encuentra en medio de unos meses cargados de trabajo. El marido de Kim Kardashian está grabando su próximo álbum y a la vez produciendo otros discos para artistas como el rapero Pusha T.

Para la portada del disco del artista, Kanye ha tirado de morbo y ha elegido una foto muy, pero que muy controvertida. La instantánea es, ni más ni menos, la imagen de la encimera del baño de Whitney Houston que se tomó en 2006 y que es escalofriante porque está llena de drogas.

Teniendo en cuenta la trayectoria de la cantante con las drogas y su triste final, la elección de Kanye ha sido muy mal vista. La cantante murió en 2010 ahogada en su bañera después de haber consumido cocaína.

Aunque la fotografía elegida por Kanye es ya de por sí sorprendente, el precio que ha pagado por ella termina de hacer esta historia casi irreal. El rapero ha pagado por ella 85.000 dólares en concepto de derechos de imagen.

En una entrevista reciente con Angie Martinez, Pusha T ha contado que tenían otra portada pero que Kanye tuvo una revelación y decidió elegir esa foto para la portada porque según él "es lo que necesita ese álbum". El rapero le dijo que él no iba a pagar por la foto y que tampoco le iba a hacer pagárselo a él, pero Kanye insistió y le dijo: "Yo lo pago".