Rocío Flores ha creado gran expectación televisiva desde que se ha convertido en la defensora de su padre, Antonio David Flores, en el reality en el que este concursa. Desde entonces, la guerra familiar que mantiene con su madre, Rocío Carrasco, con la que no se habla desde hace años, ha vuelto a salir a la luz, pero ella se mantiene hermética cuando le preguntan.

Aunque los rumores apuntan a que el inicio del distanciamiento entre madre e hija viene de una tremenda discusión que tuvieran en la que podrían haber llegado a las manos, nadie del clan se manifiesta al respecto. Incluso Kiko Jiménez, que también ha estado participando hasta hace poco en el reality y con el que Rocío ha mantenido mucha relación mientras fue pareja de su tía, Gloria Camila, ha desvelado nada al respecto, aunque sí ha explicado el porqué del silencio de la joven en una entrevista para Lecturas.

"Para ella es un tema muy delicado, no soy la persona indicada para contarlo", asegura el televisivo. Y añade: "Si Rocío no da el paso de contar lo que ha vivido es porque espera que su madre dé el paso y la llame. Sabe que si habla nunca lo va a dar. Es triste pero es así".

Y es que pese a que tras cuatro años de relación la cosa no haya acabado bien entre su exnovia y él, no piensa traicionar a la que hasta hace poco también fue su familia: "No soy así aunque Ortega cano diga que soy un desgraciado. En los cuatro años que ha durado mi relación con Gloria Camila, Rocío ha estado en mi casa con nosotros como una hermana. Le tengo un cariño tremendo y a su hermano también".

Seguro que te interesa...

La reacción de Rocío Carrasco cuando le pregutan por Antonio David Flores