Paula Echevarría y Miguel Torres por fin podrán dar el paso definitivo en su relación: vivir bajo el mismo techo. Y es que después de un año, la casa modular que la actriz se estaba construyendo, a escasos kilómetros del domicilio que ha compartido durante años con David Bustamante, está acabado y listo para entrar a vivir.

Las obras, que comenzaron en abril de 2018, se han dado por finalizadas y la vivienda de 400 metros cuadrados con amplios ventanales y jardín situada en Villafranca del Castillo solo está esperando a que Paula se mude cuanto antes.

Esto supondrá un cierre definitivo a su etapa con su exmarido, que ha estado viviendo en un ático alquilado en Pozuelo mientras que Paula y su hija Daniella seguían viviendo donde siempre, a pesar de que el 80% de la casa era del cantante.

Durante todos estos meses, hemos visto como la asturiana se ha desplazado hasta las obras para ver cómo iban, y en más de una ocasión lo ha hecho junto a Torres. Ahora podrán disfrutar de su nuevo nido de amor y, aunque por el momento el futbolista siga en Málaga, cuando se desplace a Madrid lo hará al chalet del que su pareja es la propietaria.

¿Qué pasará con el domicilio familiar en el que durante años convivieron Paula y David junto a su hija Daniella? ¿Tendrá el cántabro intención de quedárselo o de venderlo?