Carlos Falcó y Esther Doña fueron los protagonistas de una monumental discusión que tuvo lugar el pasado 24 de febrero. Tal y como ha revelado el propio Marqués de Griñón a El Mundo, estuvieron cenando en el hotel Eurobuilding de Madrid, concretamente en el restaurante Sushi99, cuando el inicio de la discusión provocara que abandonaran el lugar y se dirigieran a la habitación en la que se hospedaban en el mismo hotel.

Fue allí cuando dieron resuelta al enfrentamiento, pero eran las una y media de la madrugada, por lo que los huéspedes más cercanos alertaron a la policía. Finalmente se llevaron al padre de Tamara Falcó a comisaría, donde pasó la noche, pero a la mañana siguiente fue puesto en libertad sin cargos.

La policía sugirió a Esther que pusiera una denuncia pero ella se negó, por lo que fueron los propios agentes los que interpusieron la demanda por un posible delito de violencia de género.

Carlos asegura que es la primera vez que él y su esposa discutían ?tan fuerte? y que ?este episodio? servirá para que ?no nos vuelva ocurrir algo así?. Es más, han querido enviar un escueto comunicado en el que dejan claro que el matrimonio está más unido que nunca: "Ante las diversas especulaciones aparecidas en algunos medios, nos alegra confirmar la vigencia y solidez de nuestra relación matrimonial y el pleno éxito de la extirpación del tumor óseo, afortunadamente benigno, que tanta preocupación e incertidumbre nos ha causado durante los últimos meses. Pedimos también comprensión y respeto".