Cena romántica, vistas al mar, fuegos artificiales y una guapísima acompañante. Con todo esto, es difícil que Sergio Ramos no se deshaga en halagos hacia su chica y madre de su hijo, Pilar Rubio. Y es que a pesar de la decepción recibida en el Mundial de Brasil, el futbolista tiene muchos motivos por los que sonreir y ser feliz actualmente. El triunfo profesional obtenido con su equipo sumado al nacimiento de su primogéntio, son dos razones de peso para que el deportista esté tan ilusionado.

La pareja está disfrutando de los últimos días de vacaciones antes de que Sergio retome su actividad futbolística que le llevará hasta Estados Unidos, donde realizará junto al real Madrid la pretemporada. La presentadora por su parte se dedicará por completo al otro Sergio de su vida, su hijo de casi tres meses.

Planes de futuro y de presente son los que tienen Ramos y Pilar, una pareja que ha querido compartir su amor con sus seguidores de las redes sociales publicando una foto de su cena romántica frente al mar.