Publicidad

Antena 3 » Ad

#YoDejoHuella

La oportunidad de Jesslyn gracias a 'Ayuda en Acción': "Mi sueño es ser jugadora en la selección y doctora"

Ayuda en Acción cumple 40 años luchando contra la desigualdad y reivindicando un futuro más justo para todas las personas.

Jesslyn Torres tiene 10 años vive en El Salvador, en el municipio de Masahuat, con sus padres y su hermano de 3 años. En su país, las personas se ven condicionadas por la vulnerabilidad económica, que limita sus oportunidades de progresar y, en muchos casos, les obliga a desplazarse o migrar. Casi el 30% de los hogares salvadoreños se encuentran en situación de pobreza. Además, muchos de los territorios del país se encuentran controlados por las maras. Esta situación afecta gravemente a la población y, en especial, a la infancia, la juventud y las mujeres, que ven cómo se ha llegado a normalizar la violencia contra ellas y no se respetan sus derechos fundamentales.

En el municipio de Masahuat, el nivel de pobreza se incrementa hasta llegar casi al 50% y solo el 18% de los niños y niñas con edad de ir al colegio están escolarizados. Afortunadamente, Jesslyn pertenece a una de las escuelas sociodeportivas que ha puesto en marcha Ayuda en Acción. Juega como defensa central y estudia 5º de primaria. "Mi pasión es jugar al fútbol", asegura.

Desde que tenía 2 años acompañaba a su padre, jugador profesional de 3ª división (portero), a los entrenamientos y partidos, y así se aficionó al deporte. "Desde pequeña vi jugar a mi papá y me gustó", explica.

"El fútbol desde que era pequeñita me ha gustado, es mi sueño ser una gran jugadora", afirma esta niña salvadoreña. Para Jesslyn, el deporte es una forma de ocio y también de labrar su futuro. Su aspiración es llegar a ser jugadora profesional y, de momento, está dando sus primeros pasos gracias a su habilidad con el balón.

Sus aspiraciones son dos: "Ser jugadora en la selección y doctora. Mi mamá quiso ser doctora y no pudo, yo quiero cumplir el sueño de mi mamá". Sabe que le espera mucho trabajo para cumplir sus metas, pero reconoce que la formación y el trabajo diario se lo permitirán, porque no hay que rendirse para cumplir los sueños. Medicina es una de las carreras que más recursos económicos demanda.

Para que una familia como la de Jesslyn pueda costear los estudios universitarios, desde Ayuda en Acción ponen en marcha planes y proyectos de emprendimiento y empleabilidad que permitan a las familias ser autónomas y asegurar sus propios recursos. De esta manera garantizan la permanencia en la escuela de la infancia y la juventud y también que las familias puedan salir adelante. "Con Ayuda en Acción he aprendido valores como el respeto y siempre ayudar a nuestros compañeros", asegura Jesslyn.

A través de las escuelas deportivas, Ayuda en Acción promueve la corresponsabilidad y el derecho a la educación. Para formar parte de estos equipos, los niños tienen que mantener un buen nivel en sus notas. Esto motiva a los niños y niñas a involucrarse más en sus estudios. Desde que comenzaron con el proyecto en 2018 se han reducido los índices de migración entre la niñez y la adolescencia.

Para que las familias tengan recursos suficientes para apoyar la educación y evitar la migración se han puesto en marcha emprendimientos colectivos que impulsan oportunidades de desarrollo familiar. Además, se han mejorado las instalaciones educativas y se ha capacitado al profesorado.

40 años dejando huella

Ayuda en Acción cumple 40 años y renueva su marca, pero no su misión: sigue luchando contra la desigualdad y reivindicando un futuro más justo para todas las personas. La huella que ha dejado en el mundo desde 1981 es el reflejo de su experiencia y también el de la solidaridad de quienes les apoyan y trabajan a su lado. A lo largo de estos años, la fundación ha beneficiado a millones de personas en todo el mundo (más de 1,2 millones solo en el último año de forma directa). Todo ello ha sido posible gracias a la solidaridad y compromiso de socios, padrinos y colaboradores en España, México, Colombia y Perú, con presencia en 23 países de 4 continentes.

Llevan 40 años dejando huella, acompañando a las personas en su desarrollo e impulsando cambios en las comunidades más vulnerables. Hoy quieren mirar hacia el futuro para conmemorar su aniversario, poniendo la mirada en la infancia y la juventud a través de la protección de sus derechos y situándoles como impulsores del cambio y el progreso. El eje de su acción se centra en los niños, niñas y jóvenes en situación vulnerable, interviniendo en todo su entorno, para dotarles de herramientas que les permitan tener la vida que elijan, en un ambiente de protección e igualdad de oportunidades.

Su forma de conmemorar este cuarenta aniversario es a través de la creación del movimiento social #DejatuHuella con Ayuda en Acción. Una invitación a la sociedad para unirse a esta iniciativa y seguir creando redes solidarias que protejan el presente y futuro de la infancia y la juventud, porque su presente determinará nuestro futuro como sociedad.

La infancia y la juventud como motor de cambio

Su visión de cambio se centra en el potencial de la infancia y la juventud como protagonistas capaces de transformar sus entornos, reduciendo las desigualdades y rompiendo el círculo de la pobreza. Desde Ayuda en Acción impulsan el fortalecimiento de capacidades y la generación de oportunidades para aprender y emprender, siendo capaces de facilitar las herramientas necesarias para la transformación de comunidades y, en definitiva, la transformación del mundo. Su propuesta parte de la construcción de un horizonte de posibilidades que permita a las niñas, niños y jóvenes la participación en espacios de decisión y comunitarios, para que sean las propias personas las que solucionen sus problemas y generen cambios que transformen la sociedad

Actualmente, se encuentran ante un contexto complicado causado por los efectos de la pandemia, que acentuó de forma patente desigualdad y pobreza latentes en todo el mundo y demostró que, para actuar sobre lo local, se requiere, ahora más que nunca, pensar en global. Desde Ayuda en Acción se comprometen a seguir trabajando para mitigar estos y otros impactos futuros que puedan afectar gravemente el futuro de la infancia y la juventud más vulnerable. Su trabajo está orientado a construir un mundo sin pobreza, exclusión y desigualdad. Un mundo donde las personas se ayuden unas a otras y puedan desarrollar sus capacidades, disfrutando plenamente de sus derechos y participen a través de cauces democráticos en las decisiones que afectan a sus vidas, para ser así los protagonistas de su propio desarrollo.

Publicidad

Ad