Pistachos

El auge del pistacho, una inversión a largo plazo

El pistacho es un producto tan cotizado, que el número de cultivos en España no para de crecer. Sobre todo en Castilla-La Mancha: hay más de 46 mil hectáreas, lo que supone el 80% de la producción nacional. Pero, ¿qué hay que saber para que sea una inversión rentable?

Publicidad

Si echamos la vista atrás, hace una década resultaba difícil encontrar pistacheros en España. Según el Ministerio de Agricultura, en 2010 tan sólo había 1.800 hectáreas de plantaciones. Nada que ver con las más de 55.000 que existen ahora. Y la mayoría están concentradas en Castilla-La Mancha, de donde procede el 80% de la producción.

El campo manchego se está transformando. Es una inversión tentadora, ya que en origen se paga a unos 5 euros el kilo (el doble si se trata de pistacho ecológico), por lo que resulta mucho más rentable que otros cultivos propios de la zona, como el cereal. Pero no todo son ventajas: el árbol no empieza a producir fruto hasta que no alcanza los ocho, nueve o diez años.

Rafael Fernández-Flores tiene sus plantaciones más que amortizadas. Este agricultor de Balazote (Albacete) plantó en 1987 sus primeros pistachos. Fue pionero en apostar por este cultivo. Cambió sus campos de maíz por una alternativa que necesitara menos agua y se adaptara mejor a las condiciones climáticas de la zona: veranos muy cálidos, inviernos muy fríos. Más de 30 años después, tiene 150 hectáreas y una empresa, Pistachos de La Mancha, que exporta el 85% de su producción a Europa, Japón y Canadá.

Una carrera de fondo

Fernández-Flores reconoce que el pistacho es rentable, pero a muy largo plazo. "Es una carrera de fondo. Pasan al menos ocho años sin que haya producción, y tú sigues teniendo que abonar, podar…". En definitiva, años de costes considerables y sin beneficio alguno: "Nadie se va a hacer rico en tres años con el pistacho, eso hay que tenerlo claro".

"Nadie se va a hacer rico en tres años con el pistacho"

Rafael Fernández-Flores

Lo sabe bien Alejandro Olivas. Este joven agricultor de 24 años plantó sus pistachos hace dos. El rendimiento que saca del campo procede de los otros cultivos que tiene de ajo, cebada y maíz. "Hay que repartir los huevos en distintas cestas, por si alguno no va bien. Pero además con el pistacho hay que tener sobre todo paciencia. Si tienes prisa, esto no es lo tuyo".

El pistacho ecológico español, camino de liderar el mercado mundial

El pistacho es originario de las regiones montañosas de Oriente Medio. Por ejemplo, Irán o Turquía son algunos de los mayores plantadores de este cultivo. Y la zona de California, la de mayor producción mundial. En comparación con los pistacheros centenarios de estas zonas, los de Castilla-La Mancha son aún muy jóvenes, pero aquí, este fruto seco ha encontrado unas condiciones óptimas para crecer.

"En Sicilia y en Grecia hay algo de pistacho, pero son árboles muy viejos. El resto son plantaciones modernas y están ahora empezando a desarrollarse. Y de los Pirineos para arriba, ningún país reúne las características ni de suelo ni de clima para plantar pistachos", explica Fernández-Flores. Por eso, el mercado europeo importa gran parte del pistacho que consume desde España.

"Vamos a ser el mayor productor de Europa en muy poquitos años. Y lo que sí somos ya es punteros en producción de pistacho ecológico". Ecológicos porque no llevan tratamientos químicos, sino orgánicos, menos nocivos con el medio ambiente. Y esa es la principal diferencia con los competidores. "El de California lleva mucho fertilizante, por lo que es un pistacho sin sabor. Y el iraní suele tener problemas de tipo sanitario", cuenta Rafael. "Tenemos calidad, cercanía, y algo también muy importante: compartimos moneda con la mayoría de países de Europa".

Tener pistachos, y sobre todo, dónde procesarlos

Pero no sólo basta con tener pistacheros. Tan importante como eso es que haya cerca un lugar donde el fruto pueda ser procesado. "Desde que se coge del árbol, hay que secar el pistacho en menos de 24 horas, porque si no, se echa a perder. Y si no se tiene una planta de elaboración cercana, hay que tener un número de hectáreas suficientes para poder costearte tu propia maquinaria", explica Olivas, que conoce bien las dificultades de empezar a abrirse camino en el sector del pistacho.

"En España hay muy pocas plantas de procesado, y es una inversión brutal", cuenta Fernández-Flores. Su empresa, Pistachos de la Mancha, procesa al año 500.000 kilos: casi una cuarta parte de la producción nacional. Aunque la campaña de recogida sea en septiembre y octubre, tienen pistachos para vender durante todo el año. Y además, de distintos tipos: tostado, natural, caramelizado, e incluso envuelto en chocolate... Este último producto es el que más exportan a Bélgica: "Casi todas las semanas sale un palé hacia allí". Así que si de viaje por Bruselas encuentran pistachos con supuesto chocolate belga... lo más probable es que sean de la tierra del Quijote.

Antena 3 » Programas » Mundo Brasero

Publicidad