Ingredientes (6p.):

350 g de brócoli

350 g de coliflor

1 boniato

2 cebolletas

100 g de pipas de girasol

2 cucharadas soperas de miel

aceite de oliva virgen extra

sal

pimienta blanca

Elaboración:

Pela las cebolletas, pica y córtalas en dados. Ponlas a rehogar en una cazuela con un chorrito de aceite.

Cuando las cebolletas se doren, suelta la coliflor y el brócoli en ramilletes y agrégalos. Pela el boniato, córtalo en dados y añádelo. Rehoga un poco, cubre con agua, sazona y cuece todo durante 15 minutos. Tritura.

Calienta una sartén, agrega las pipas y cocínalas durante un par de minutos para eliminar cualquier resto de humedad que puedan tener. Agrega la miel, baja el fuego y cocínalas durante 30 segundos. Extiéndelas sobre un trozo de papel de horno, cúbrelas con otro trozo de papel de horno y estíralas pasándoles un rodillo por encima. Deja que se enfríen y pícalas.

Sirve la crema, muele encima un poco de pimienta blanca y rocíala con un chorrito de aceite. Espolvorea los platos con el crujiente de pipas caramelizadas.

Consejo:

Para mejorar el sabor de vuestras cremas, os recomiendo caramelizar bien la cebolla antes de agregar el resto de los ingredientes.