Publicidad

Asturias | Contagiada en 2018

Una bebé de 13 meses, a punto de morir por un coronavirus en Oviedo antes del brote en China

En marzo de 2018 la hija de Carmen, de 13 meses, fue diagnosticada con un coronavirus. Todo empezó con una visita a Urgencias. Los padres eran incapaces de bajarle la fiebre a la pequeña tras múltiples intentos.

Después de realizarle una analítica descartaron que la niña tuviera el virus de la gripe y la mandaron a casa a la espera de confirmar qué tipo de virus tenía.

A la semana siguiente la pequeña no tenía defensas y volvió a tener fiebre otra vez. Asimismo, les confirmaron que una bacteria había entrado en los músculos de la niña, por lo que esta no podía ni moverse.

Tras empeorar, la niña pasó un tiempo ingresada en la UCI. Recuerda Carmen que cuando les dieron el alta, les mandaron a casa con las recomendaciones típicas de cualquier virus, tales como no forzar a la niña en las comidas o mantenerla incorporada al comer.

Esta familia se enteró de que la niña había padecido coronavirus de casualidad. Si no hubieran vuelto al centro hospitalario por el empeoramiento de los síntomas no se les habría comunicado, relata la madre. Ningún otro miembro de la familia se contagió, la niña iba a la guardería en Asturias y allí avisaron de que había padecido este virus y no se puso en marcha ninguna medida especial. Esta familia nunca supo el origen del huésped que pudo transmitir la enfermedad.

Vuelve a ver el contenido de esta noticia en Atresplayer.