Desde la Diputación de Córdoba, Andrés Lorite, portavoz del PP en el organismo andaluz, considera que este cuadro supera los límites de la libertad de expresión. El PP se ha levantado del pleno y la delegada de IU les ha acusado de misoginia.

Considera Lorite que en base a la libertad de expresión "no se puede justificar todo y hay que tener respeto por la religión católica". Asimismo,destaca que se trata de una provocación hacia la mayoría de los cordobeses.

Más de 51.000 vecinos han firmado para que se retire esta obra. La propia autora, Charo Corrales, aseguraba que no había pretendido ofender a nadie y que se trataba de una manifestación enmarcada en la libertad de expresión.

Los visitantes de la muestra consideran que "se han cruzado las líneas rojas". "Me alegro que alguien haya venido y haya rajado el cuadro", señalaba un vecino. "Ver a la Virgen tocándose el sexo me parece inadmisible, que se pinte ella desnuda tocándose y que haga una exaltación ella", eran otros de los comentarios.