Madrid

La hermana del hombre que convivía con el cadáver de su padre cuando se intentó suicidar: "Yo esto no lo asimilo"

Un intento de desahucio destapó una tragedia familiar en Móstoles (Madrid). Cuando la comitiva de desahucio se disponía a subir a la vivienda el hombre que vivía en la casa se intentó suicidar arrojándose por la ventana. Llevaba conviviendo con el cadáver de su padre año y medio y seguía cobrando su pensión.

Publicidad

Espejo Público ha hablado con María José, hermana del hombre que convivió durante año y medio con el cadáver de su padre e hija del fallecido. El caso salió a la luz cuando intentaron desahuciar a este individuo de su casa de Móstoles (Madrid) por impagos. Antes de que la comitiva judicial subiera al piso este hombre se arrojó por la ventana. Llevaba año y medio conviviendo con el cuerpo sin vida de su padre y cobrando la pensión.

María José es hija del fallecido y hermana del detenido. Cuenta que llevaba más de año y medio sin hablar con su progenitor. Reconoce que tenía el teléfono cortado y sabía de él por un primo. "Era muy difícil ir a Móstoles por el tema del confinamiento y tema de trabajo. Esa era la forma de comunicarme, a través de un primo mío".

La hija de la víctima reside en Jaén. Señala que se han acercado a ver a su padre en alguna ocasión pero su hermano pero no les dejaba pasar. Los vecinos le habían informado de que el médico iba al domicilio con asiduidad. "A mí no se me pasa por la cabeza que mi hermano le haya dejado morir", señala la mujer.

Describe a su hermano como una personal normal aunque "poco sociable". "Yo todavía esto no lo asimilo, no me cabe en la cabeza que mi hermano haya hecho esto".

Puedes volver a ver el testimonio de la hermana del hombre que convivió con el cadáver de su padre momificado en Móstoles en Espejo Público a través de Atresplayer.

Antena 3 » Programas » Espejo Público » Noticias

Publicidad

gghghgh

El psiquiatra José Carlos Fuertes analiza el perfil psicológico de asesinos como el de la masacre de la escuela de Texas

Con el crimen atroz de al menos 19 niños y dos de sus maestras en una escuela de primara en Texas (EEUU) se reabren dos debates. El de los riesgos de permitir el acceso a las armas en EEUU y el de la enfermedad mental que puede llevar a sufrir al sujeto un trastorno que culmine con una masacre de estas características.