Espejo Público ha entrevistado en exclusiva a un hermano de Bernardo Montoya, el asesino confeso de Laura Luelmo, después de la aparición de unas polémicas imágenes en las que se puede ver a la familia celebrando de manera distendida la Nochevieja.

El hermano de Montoya asegura que los que aparecen en las imágenes no son ellos y dice que se trata de otra familia.

Respecto a cómo han pasado la Navidad, el hermano de Bernardo explica que han sido muy duras porque tenían previsto reunirse toda la familia y lo ocurrido ha sido un duro golpe: "Nunca pensé que volvería a hacer lo que ha hecho".

Preguntado sobre la citación judicial a su padre y a sus hermanas para declarar sobre el asesinato de Laura Luelmo, el hermano de Montoya explica que su familia no está preocupada porque "tienen la conciencia tranquila".

Además explica que desde que Bernardo ingresara en prisión no han tenido contacto con él: "Le llevamos ropa para que tuviera una muda pero no entramos a verlo, entregamos la ropa y nos vinimos".

La familia tampoco habla por teléfono con Bernardo porque le hace falta un contrato de teléfono y no puede llamar porque no lo tiene: "No le estamos ayudando económicamente", confiesa.

Preguntado sobre si cree en la posibilidad de que su hermano se reinserte en la sociedad, lo ve difícil: "Dos veces ya..., es muy difícil. El tiempo que ha estado en la cárcel y no se ha rehabilitado..., una vez que salga puede volver a hacerlo".

Respecto a si ha habido represalias en el pueblo contra la familia, el hermano de Bernardo Montoya explica que les señalan porque es su hermano y lamenta: "Ha sido un caso muy duro, no ha sido cualquier cosa. La chica es muy joven, podría haber sido su hija".

El hermano de Bernardo aprovecha además para enviar sus condolencias a la familia: "Lo sentimos mucho y le acompañamos en su dolor aunque es muy difícil que lo puedan entender".