Alberto Ruiz, enfermero de la Clínica Nuestra Señora de la Paz, alerta de que el consumo de ketamina en EEUU está creciendo y las tendencias de consumo de estupefacientes suelen exportarse de un país a otro. "Cuando alguna droga impera mucho en EEUU suele marcar el futuro consumo en España", advierte.

'Espejo Público' ha hablado con Sonia, consumidora de ketamina los fines de semana. Describe los efectos como una sensación de flotar. "No sientes tu cuerpo, no notas las distancias y si te caes no te haces daño", señala. El consumo de la ketamina es como el de la cocaína: lo machacas y lo esnifas por la nariz.

Sonia consume entre 25 y 50 gramos de ketamina en una noche. "Más de eso no podría consumir porque o me pasaría algo o me acabaría yendo con cualquiera", señala.

Confiesa que alguna vez ha tenido "un mal viaje". "Tuve mucho agobio, ganas de vomitar y siempre me han sacado con otra droga como la cocaína o el 'speed' que tienen el efecto contrario", señala. Describe el efecto de esta droga como algo "completamente distinto" a todas las sustancias que ha probado.