INFORMACIÓN AVES Y RAPACES

Búho bengalí (Bubo bengalensis)

El búho bengalí (Bubo bengalensis)​ es una especie de ave estrigiforme de la familia Strigidae (rapaces nocturnas que incluye a los búhos, mochuelos, autillos, cárabos, caburés, tecolotes, etc.)

-Se distribuye por el sur de Asia.

-Tienen un ulular profundo y resonante que emiten al comenzar su actividad al crepúsculo.

-Son búhos grandes, con "cuernecillos" en sus cabezas. Su color es pardo o gris moteado y su garganta es blanca con pequeñas estrías negras. Alcanza una longitud media de unos 53 cm.

-Aunque suelen habitar colinas o bosques, en ocasiones frecuentan desiertos y llanos abiertos, aunque no suele ser habitual. Normalmente pasan el día al abrigo de un arbusto o formación rocosa o en un árbol grande cerca de sus cazaderos habituales.

-Su dieta consiste principalmente en pequeños roedores y otros mamíferos, y en ocasiones pájaros.

-La estación de apareamiento se sitúa entre noviembre y abril. Suelen poner 3-4 huevos ovalados de un blanco cremoso con una textura suave. Los huevos se depositan sobre el suelo desnudo en un hueco natural en un risco o acantilado o bajo el abrigo de un arbusto

a nivel del suelo.

-La captura de estas aves es ilegal según la ley india, pero el mercado negro continúa impulsando la caza furtiva.

PIGARGO DE STELLER (Haliaeetus pelagicus)

El pigargo gigante o pigargo de Steller (Haliaeetus pelagicus) es un ave que habita en Corea, Japón, norte de China y regiones costeras del pacífico ruso.

Es llamado así en honor al naturalista alemán del siglo XVIII Georg Steller y es no sólo el águila marina (o pigargo) de mayor tamaño, sino también es el águila más pesada del planeta en la actualidad. Concretamente las hembras alcanzan un peso de 9,5 kg mientras que los machos llegan a los 6,8 kilos. De entre las aves de presa, sólo algunos buitres (como el buitre negro o el cóndor andino) superan este peso. La envergadura alar alcanza los 2 metros y medio de punta a punta y mide algo más de un metro de alta. Curiosamente, la cabeza de esta águila es la más grande de todas: la altura del cráneo llega a los 7 centímetros, y 15 de longitud.

Viven en costas marinas, aparte de ríos o lagos. En otoño suelen ser vistos escudriñando las aguas de los ríos en busca de salmones muertos. Su fortísimo pico está muy bien adaptado para dar cuenta de la dura piel de estos peces. No es una sorpresa que sea frecuente

ver a estas águilas congregarse (en números que han llegado a los 700 ejemplares) en torno a las áreas de migración y desove de los salmones.

En Rusia, permanecen en la costa; en cambio, en Japón se los ve cerca de cualquier zona húmeda, y en menor proporción se desplazan a zonas montañosas en busca de carroña.

Sus nidos llaman la atención por su enorme tamaño: algunos han llegado a alcanzar un diámetro de 2 metros. Por desgracia las puestas no suelen salir airosas: se calcula que entre el 45 y 67 % de los huevos no dan lugar a pollos que sobrevivan, e incluso el 27 % de las nidadas se echan a perder por completo.

A pesar de lo bien adaptada que está al entorno, el pigargo de Steller no pasa por una buena situación. En la Rusia siberiana está sometida a varias amenazas: la degradación del hábitat por causa de proyectos hidroeléctricos, la industria del petróleo en el litoral, y la extracción de madera a gran escala. Además, tienen que hacer frente a la polución por vertidos industriales en los ríos. Por si fuera poco, también se ven sometidos a persecución directa por parte de los cazadores, debido a su tendencia a llevarse los animales atrapados por las trampas.

El estado de conservación de esta especie se califica como "vulnerable". La población mundial estimada de esta especie es de unos 5.000 ejemplares, y lamentablemente está disminuyendo.