DANZA DE BOLITAS

Vamos a usar una tela sintética para cargar electrostáticamente la lámina de metacrilato.

Cuando frotamos la tela conseguimos que aparezca una acumulación de cargas negativas en la superficie donde lo hagamos. Además, como es aislante, la acumulación de carga persiste. Las bolitas, al estar recubiertas de un material conductor, se ven atraídas por la

lámina cargada electrostáticamente.

Materiales para hacerlo en casa:

-Una lámina de papel de aluminio sobre la mesa.

-Una lámina de plástico transparente calzada en las esquinas.

-Bolitas de porexpan de manualidades envueltas en papel de aluminio.

Para el segundo experimento, la idea es la misma pero en vez de cargar una lámina nos vamos a cargar nosotros mismos gracias a un generador van der graaff.

GOTA DE ACEITE CON VIDA

Hemos simulado una situación de ingravidez con una gota bien grande de aceite. Para ello, hemos hecho una disolución de alcohol etílico (etanol) y agua destilada aproximadamente a partes iguales.

La densidad del aceite es aproximadamente 0,9 g/cm3. Por eso, combinando la densidad del agua (1 g/cm3) y del etanol (0,8 g/cm3) a partes iguales, conseguimos igualar las densidades, de manera que el aceite se quede suspendido en la disolución, ya que su densidad y la de la mezcla de alcohol y agua es la misma.

Observamos además, que la gota ha adoptado forma esférica, ya que todos los fluídos tienden a su posición de mínima energía. En este caso, dicha forma de mínima energía es la esfera, ya que estamos en una situación de ingravidez. Después, situamos la gota de aceite pegada a un disco que girará a velocidad constante, veremos dos efectos.

El primero, a velocidad más baja, nos permite ver la gota de aceite en rotación. Lentamente, la fuerza centrífuga expulsa el aceite hacia el exterior. El efecto visual nos recuerda a los dos brazos de una supuesta galaxia.

En el segundo efecto, aumentamos la velocidad del motor. La fuerza centrífuga que experimentará la gota de aceite será mayor. Al final, el aceite se aleja del centro de rotación debido a la fuerza centrífuga, lo que resulta en la formación de un toroide.