BETTY VE TELENOVELAS

BETTY VE TELENOVELAS

'Madre': Cinco razones por las que te conquistará la nueva telenovela turca de Nova

Desde que las telenovelas turcas llegaron a España hemos comprobado que se caracterizan por ser protagonizadas por mujeres fuertes y por abordar temáticas muy variadas. No hemos visto dos historias iguales y todas ellas nos han impactado. Ahora llega el turno de 'Madre' y, vistos sus primeros pasos, hay varias razones que indican que también nos conquistará.

Betty M. Martínez | Madrid | 25/03/2019

Fotograma de 'Madre'
Fotograma de 'Madre' | nova

Cansu Dere, la actriz que siempre sorprende

Cansu Dere es el primer gran atractivo de 'Madre'. La aborrecimos como Eysan en 'Ezel' y nos conquista cada noche como Sila. Ahora es Zeynep, una profesora sustituta que tiene en la fotografía y en las aves sus auténticas pasiones.

Zeynep es una mujer distante, reservada. Nos ha costado casi un capítulo entero saber que es adoptada y que guarda un gran resentimiento hacia su madre biológica. También notamos que los niños no le gustan demasiado. Sin embargo, pronto descubrimos que esa frialdad es producto de la coraza con la que se protege.

A pesar de su aparente impasibilidad, Zeynep percibe rápidamente que en casa de su alumna Melek las cosas no van como deberían ir. En un principio, no quiere inmiscuirse y se mantiene en un segundo plano.

Zeynep puede ser de hielo, pero no de hierro. Tendría que ser de acero (o Sule o el director del colegio) para no derretirse ante los ojos de esa niña que piden socorro en cada mirada. Por eso, deja al margen el trabajo de sus sueños para cometer un delito. Para secuestrar a su alumna. Sabe que está mal. Sabe que las cosas no se hacen así. Pero es la única salida que encuentra (o que se le ocurre) en ese momento para proteger a la niña.

¿Será capaz Zeynep de cumplir su promesa? Ella que mantiene una relación complicada con sus madres (adoptiva y biológica), ¿será capaz de ser una buena madre para una niña que no ha tenido una vida fácil?

Beren Gökyildiz, el talento no tiene edad

Si Cansu Dere ya es una cara familiar, Beren Gökyildiz ha sido todo un descubrimiento. Solo ha necesitado un capítulo. O tal vez sería más correcto decir que una secuencia para conquistarnos.

Desde la primera vez que sale en pantalla, queremos prepararle el desayuno. Y queremos hacerle un par de trenzas. Y queremos llevarla de la mano al colegio. Y queremos regalarle un osito de peluche. Y queremos comprarle un helado. Y queremos meter en una bolsa de basura al impresentable de su padrastro.

Hay escenas que reflejan a la perfección si un actor tiene talento o no y Beren Gökyildiz, a su corta edad y en el primer capítulo de 'Madre', ya ha dejado claro que tiene madera de actriz. Y de las buenas. Ya quisieran muchas de las que se llaman grandes estrellas transmitir en un primer plano tanta verdad, tanta intensidad, tanto miedo, tanto pánico, tanto pavor como demostró esta pequeña gran actriz al ver un par de zapatos.

Porque ese par de zapatos eran la puerta a su infierno particular. Eran la entrada a la terrible pesadilla que era su realidad. Melek se esfuerza por agradar, por complacer. Hace cualquier cosa para evitar los golpes. Si hay que ser silenciosa, es silenciosa. Si hay que cocinar, cocina. Si hay que limpiar, limpia. Si hay que pintarse los labios, se los pinta. Lo que sea con tal de no despertar a la bestia.

Y si la bestia despierta, mentirá. Dirá que su madre la quiere porque todas las madres quieren a sus hijos. Dirá que le prepara su comida favorita aunque la nevera esté vacía. Dirá que se ha golpeado con un balón aunque fuese la mano de su padrastro la que golpease su cara. Lo que sea con tal de evitar que su madre se disguste.

Y es ahí cuando al espectador termina de partírsele el corazón. Cuando su madre, la primera que tendría que protegerla, no mueve ni un dedo por su hija. Cuando colabora, por omisión y acción, con el monstruo que vive en su casa. ¿Quién es peor? ¿Quién maltrata o quién permite el maltrato sin hacer absolutamente nada por evitarlo?

Una historia distinta

Zeynep ha puesto su vida del revés para proteger a Melek, pero la pequeña ve el cielo abrirse ante ella porque, con todo lo malo que pueda pasar, salir de su casa siempre será mejor que permanecer en ella. El camino no será fácil, pero al menos, lo hará de la mano de una mujer que la quiere, que la cuida, que la protege y que estará con ella siempre que las circunstancias lo permitan.

Es la gran ironía con la que empieza 'Madre'. El que sería el mayor peligro para una niña (ser secuestrada) puede convertirse en su mayor bendición. ¿Lo verán así los demás cuando descubran lo que ha pasado?

Y ese es uno de los grandes atractivos de 'Madre'. Es una historia distinta. No se trata del convencional chica conoce a chico. No. Aquí estamos ante una trama mucho más profunda, mucho más compleja. Se trata de una mujer que arrastra muchos traumas del pasado que intenta formar una familia con una niña que ha visto lo más oscuro y obsceno de los adultos. Y esa relación, esa unión, esa alianza entre dos seres humanos lastimados es lo que nos mantiene ante la pantalla. Porque sabemos que ambas se necesitan para sanar sus respectivas heridas físicas y psíquicas.

Tanto Zeynep como Melek han tenido una familia, pero ninguna ha tenido un hogar. Y es en un amanecer en la playa viendo a las aves migrar cuando siembran los cimientos del que será su hogar porque las dos deciden que así sea. Porque Zeynep decide ser la madre de Melek y Melek decide que Zeynep será su madre. Y es en esa decisión donde el corazón del espectador vuelve a latir porque ve que hay esperanza. Que la pequeña Melek tiene una oportunidad.

¿Y el galán?

Otra peculiaridad de 'Madre' es que el galán ha sido, por ahora, casi un convidado de piedra. Ya lo hemos conocido. O, al menos, eso intuimos. Se llama Ali, es periodista y le gustan las fotos de Zeynep. Y Zeynep.

Hasta ahí nos han mostrado, lo que hace que surjan muchas preguntas. ¿Será aliado de Zeynep en su plan o será un enemigo? ¿La comprenderá y la ayudará o la delatará? ¿Habrá un romance en esta historia o la relación entre Zeynep y Melek se llevará todo el protagonismo?

Elementos secundarios

Sule es la secundaria más destacada y también la más compleja. Quisiéramos gritarle cuatro cosas para hacerla reaccionar, pero en algunos microsegundos parece querer a su hija. ¿Es una insensible o es una mujer atrapada en una telaraña? Será interesante ver cuál es la verdadera Sule y, sobre todo, ver cómo reacciona cuando descubra lo que ha pasado en realidad. De Cengiz no hay nada que decir. Lo que hemos visto de él ya lo dice todo. Y nada es bueno.

En el entorno de Zeynep, el panorama es bastante interesante. Está su familia adoptiva a la que no está muy unida ¿Por qué ese distanciamiento? Y también está su madre biológica, que acaba de salir de la cárcel. ¿Buscará a su hija? ¿Qué pensarán cuando descubran lo que ha hecho Zeynep?

Un capítulo ha sido suficiente para que Zeynep nos convierta en sus cómplices. La hemos visto cometer un delito y no sólo nos hemos callado, sino que, además, estaremos muy pendientes para asegurarnos de que se salga con la suya. Porque esta vez la delincuente es la buena. Porque esta vez vamos con la mala. Vamos con la secuestradora de niños. ¿Por qué? Porque queremos que Melek tenga a Zeynep como madre.

Seguro que te interesa:

El emotivo reencuentro de dos protagonistas de 'El internado' casi 10 años después

Seguro que te interesa

Betty M. Martínez

Ya no recuerdo la primera telenovela que vi. Ya he perdido la cuenta de cuántas telenovelas he visto en mi vida. Tampoco sé las veces que he dicho 'la veré empezar, pero no creo que la siga' para después ver todos y cada uno de sus capítulos. Así que si queréis saber quién soy. Es fácil. Soy Betty y veo telenovelas. También puedes leerme en Twitter en @BBttymar.

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.