VERDAD O MENTIRA

¿Son más frecuentes las caries en niños que toman lactancia materna?

Se sigue escuchando que los bebés de más de 12 meses que siguen con lactancia materna son más propensos a tener caries. ¿Qué hay de cierto en esta teoría? Como pediatra, te desvelo algunos mitos sobre salud bucodental y lactancia en este artículo.

Un niño en la revisión de un dentista.

Un niño en la revisión de un dentista. Pexels

Publicidad

STORIES

En ocasiones podemos escuchar en boca de pediatras u odontopediatras la recomendación de destetar o suspender la lactancia materna a los bebés mayores de un año por el riesgo de padecer caries. Pero, ¿estos consejos tienen fundamento científico o están basados más bien en opiniones personales, experiencias o perjuicios frente a la lactancia materna prolongada?

¿Por qué se producen las caries?

Las caries de la primera infancia es una enfermedad crónica e infecciosa de causa compleja y multifactorial.

Consiste en el proceso destructivo del diente que como consecuencia de la desmineralización del esmalte debido a que las bacterias se alimentan de la glucosa (azúcares) que se quedan depositados sobre los dientes.

Para que se produzcan las caries tienen que darse varios factores y, por supuesto, debe haber dientes. Si no han salido, no puede haber caries.

Factores que predisponen a las caries tempranas

  • Bacterias orales: la bacteria que más frecuentemente está implicada en la producción de caries se llama Streptococcus mutans y puede llegar a la boca del niño a través de la inoculación involuntaria por parte de los padres y cuidadores (por besos en la boca, cuando se prueba o se sopla a la comida del niño, por compartir utensilios de cocina o de higiene…).

    Se ha demostrado que si la madre ha tenido o tiene caries activas el riesgo de la aparición de caries en niños menores de 3 años es alto.

  • Consumo de alimentos ricos en carbohidratos: suponen el sustrato de las bacterias, sobre todo los azúcares que se metabolizan rápidamente presentes en cereales hidrolizados (los que se añaden al biberón), papillas de frutas, galletas o zumos.
  • El tiempo entre comidas: cada vez que comemos, la cantidad de saliva disminuye hasta después de una hora y se crea un ambiente ácido perjudicial para los dientes.
  • Factores individuales: disminución de la cantidad de saliva (por uso de corticoides inhalados en el asma), problemas congénitos del esmalte o la forma irregular de la superficie dental.

¿Cómo influye la lactancia materna en la producción de caries?

Existe mucha controversia alrededor de este tema pero la evidencia científica y los estudios realizados concluyen que no hay una relación directa entre la lactancia materna y la aparición de caries dental en los niños.

Se tiende a pensar que las tomas frecuentes de lactancia materna, sobre todo nocturnas, podrían aumentar el riesgo debido a que rara vez después se lleva acabo una limpieza dental adecuada, pero se ha demostrado que la leche materna en sí no es cariogénica e incluso tiene en su composición ingredientes protectores frente a la caries y factores que mejoran la salud bucodental.

Se sabe que algunos anticuerpos presentes en la leche materna pueden ayudar a controlar el crecimiento de bacterias como el Streptococcus mutans.

Además durante la toma de pecho, el pezón se sitúa al final de la boca del bebé por lo que no toca los dientes y en el mismo acto en el que el pezón se exprime, la leche es ingerida.

Por otro lado, si el pezón no es exprimido no sale leche de forma continua por lo que, aunque el bebé se duerma con el pezón en la boca, la leche no sigue saliendo al contrario de lo que sucede con el biberón.

Recomendaciones para la prevención de caries basadas en la ciencia

1. Fomentar la higiene dental desde la aparición del primer diente. Lavar los dientes con pasta fluorada de 1000 ppm por la mañana y por la noche. El cepillado después de cenar es el más importante.

2. Evitar alimentos azucarados que sí han demostrado ser cariogénicos: zumos, galletas, cereales…

3. Reducir el riesgo de colonización por bacterias de la boca del niño: no compartir utensilios, evitar dar besos en la boca ...sobre todo si el adulto tiene caries activas.

4. Llevar al bebé al odontopediatra para una valoración individual del riesgo de caries.

Novamas » Vida

Publicidad