NovaMás » Vida

TEN CUIDADO

¡No te lo rasques! Así deberías lavarte el ojo si te ha entrado algo

A pesar de que la tendencia y reacción natural es frotarse el ojo, esto es lo que menos debemos hacer.

Publicidad

Todos lo hemos pasado. Ese terrible instante en el que notamos que algo se nos mete en el ojo y la molesta sensación que lo acompaña. Naturalmente sabemos cómo no debemos reaccionar y, sin embargo, es posiblemente uno de los problemas que todos compartimos. Uno de esos errores humanos que, pese a saber la desgracia que puede traer, seguimos cometiendo.

El gesto más común entre los seres humanos y que compartimos, nos guste o no, es rascar el ojo cuando se nos ha metido algo en su interior. Esa pequeña mota de polvo nos llega a molestar tanto que, de forma automática, vamos a rascarnos sin darnos cuenta. Sin embargo, no es la forma correcta de tratar el problema y, de hecho, podemos empeorar la lesión en el globo ocular. Por ello, ¿cómo debemos proceder en estos casos?

Lo primero que debemos hacer cuando tenemos una molestia en el ojo es comprobar que realmente tenemos algo que nos molesta. La inflamación, la sequedad o una pequeña herida pueden dar la misma sensación, por lo que puede ser confundido e incluso presentar algún problema si no se toma en serio. Sin embargo, en estos casos no tienen porque haber entrado ningún objeto externo en nuestro ojo o podría haber salido ya.

Una vez comprobemos que realmente hay un objeto extraño que nos molesta, lo que debemos hacer es parpadear de manera repetida, sin frotar nuestro ojo a propósito. De esta manera comenzaremos a generar lágrimas con las que podemos eliminar la suciedad de manera natural.

En el caso de que este método no sirva, debemos utilizar una solución salina o enjuagar el ojo con agua tibia. La solución se puede echar directamente sobre el ojo, mientras que el agua se debe introducir en un vaso y luego verterla sobre el ojo en cuestión.

Publicidad