NovaMás » Vida

ENCONTRAR EL AMOR

Consejos para afrontar una primera cita y no cancelar a última hora

El equipo de Somni Psicologia nos cuenta cuáles son las claves para gestionar una primera cita.

Cita

iStock Cita

Publicidad

¿Alguna vez te has planteado cancelar una primera cita a última hora? Cuando estamos arreglándonos para acudir a un encuentro con una persona con la que, a priori, hay algún tipo de interés, es normal que nos entre el pánico y maldigamos la hora en la que aceptamos tomar ese café.

Los nervios se deben a la "forma en la que conceptualizamos ese momento", nos explican desde el centro de especialistas en psicología Somni Psicologia de Vilassar de Mar (Barcelona). Su equipo de psicólogas nos ha dado las claves para gestionar estos momentos de forma correcta y no volver a dar plantón a nuestra cita nunca más.

Una cita no es un examen

El equipo de expertas, preguntado por NovaMás, ha aclarado que estos nervios descontrolados que sentimos antes de una cita se deben a que la enfocamos como si se tratara de una evaluación "en la que queremos sí o sí ofrecer una muy buena impresión". Ya que, "como es lógico", recuerdan, "queremos gustar".

En este punto, la cita pasa a ser un examen, "por lo tanto, nuestras expectativas se disparan" y esto, "junto con las presiones que nos ponemos", nos lleva a esa situación de pánico de la que hablábamos al inicio del artículo.

La importancia de la autoestima

De los nervios previos a un encuentro (posiblemente) romántico nadie se libra, pero tal y como nos indican las psicólogas, "la autoestima condicionará la forma en la que nos enfoquemos".

"Las personas con una autoestima baja pueden considerar que su valor personal es bajo, de forma que sentirán que no son capaces de generar una buena impresión", nos explica Somni Psicologia. Y entonces es cuando "aumentan los nervios y la sensación de descontrol, hasta el punto de querer evitar esa situación", por eso las cancelaciones.

En cambio, las personas que tienen una buena autoestima, "tendrán en cuenta su gran valor y querrán compartirlo con la persona que han quedado". Por este motivo, es tan importante trabajar en la relación con uno mismo antes de buscar una pareja.

¿Cómo podemos gestionar los nervios?

Primero, se debe dar a la cita la importancia que realmente tiene, ya que tal como lo simplifican las expertas, tan solo es "un encuentro con otra persona para conocerla". Y para entenderlo lanzan al aire la siguiente pregunta: "¿Verdad que no nos ponemos tan nerviosos o nerviosas cuando conocemos a un amigo o amiga de otra amistad?"

Por lo tanto, su recomendación es "intentar adecuar las expectativas a este encuentro y tener como principal objetivo el hecho de pasar un buen rato y de disfrutar de la actividad conjuntamente".

Cómo actuar en una cita

"Somos geniales tal y como somos"

Nos recuerdan desde Somni Psicologia

El equipo experto en psicología avisa que antes de una cita hay que tener claro que "somos geniales tal y como somos" y que, aun así, habrá personas a quienes les encantará nuestra forma ser y a otras que no. "¿O a caso no sabíais que no a todo el mundo le gusta el chocolate?", recuerdan.

Una vez estemos delante de la persona, debemos "mantenernos en el presente". ¿Y eso cómo se hace? "Intentando focalizar nuestra atención en la actividad que estemos llevando a cabo, y en la conversación; y no en los juicios o pensamientos que nos vengan a la cabeza". Y sí, tendremos pensamientos automáticos, pero deberemos "ser conscientes" y volver a "focalizar la atención en el presente". "De esta forma, nos será mucho más fácil disfrutar de ese momento", afirman.

A continuación, "debemos ser conscientes de que tenemos mucho que aportar", por lo que Somni Psicologia nos anima a expresar todo aquello que nos apasiona. "Estas emociones agradables se transmiten y generan sinergias" y harán que a la otra persona le sea más fácil conectar con nosotros.

Por último, las expertas recomiendan que hagamos "una escucha activa", es decir, "escuchar todo aquello que nos explican desde la atención plena, sin pensar constantemente en qué podemos responder o aportar a esto". Hacer que la otra persona se sienta "cómoda, comprendida y escuchada", hará que le apetezca repetir y, por lo tanto, quedar para una segunda cita.

¿Qué pasa si la cita sale mal?

El miedo a no gustar es el gran culpable del estado de pánico en el que entramos antes de una cita. Por eso, las psicólogas recomiendan tener presente que la quedada puede ir de 4 maneras posibles:

- "Nos gustamos ambas personas"

- "Le gusto, pero a mí no me gusta"

- "Me gusta, pero no le gusto a la otra persona"

- "No nos gustamos mutuamente"

En cualquier caso, "siempre puede aparecer una nueva amistad" o "podemos tener una nueva experiencia y pasar un buen rato", por lo que no hay que temer a no gustar a la otra persona.

Cómo gestionar el rechazo

Aun así, si después de la cita nos sentimos tristes, desanimados o frustrados, no hay que alarmarse "es normal que nos sintamos así", nos recuerdan desde Somni Psicologia, quienes recomiendan, sobre todo, "expresar estas emociones de alguna forma".

Quedar con una amistad, escribir nuestras emociones o expresarlas a través del arte nos ayudará a vivir el momento y aprender de este. Después de este trabajo introspectivo, "intenta relajarte con una actividad que te resulte divertida o estimulante".

Por último, las expertas recomiendan que nos escuchemos a nosotros mismos antes de probar de quedar de nuevo con otra persona. Hay que tener presente que "no podemos gustar a todo el mundo, ni atraer a todo el mundo, y eso no nos hace menos interesantes".

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR…

Clara Galle y Julio Peña confiesan las originales técnicas que han utilizado para ligar.

Publicidad