Si la tela de tu sofá se ha manchado y ya le habías dado la vuelta, no puedes darle otra... Tienes que limpiarla. Te enseñamos cómo hacerlo de la mejor manera, la casera, para que se quede como nuevo y para que, si aparece cualquier mancha, no sea un suplicio para ti averiguar qué hacer con ella.

El sofá es uno de los elementos más esenciales de un salón. Sobre todo por su coste y porque es uno de los muebles que más se suelen utilizar en la casa. Entonces, para elegir, debemos decidir si preferimos la tela o la piel, y al atender a las ventajas e inconvenientes de cada uno encontramos de todo en ambas opciones.

El sofá de tela es una opción muy escogida, puesto que es más económico, más acogedor, ofrece más opciones de colores, tejidos y estampados... Además, no requiere un cuidado tan constante como el sofá de piel, al cual se le deben aplicar cremas específicas para conservar un tacto agradable y evitar que se estropee rápido. Por otra parte, en invierno dan más frío y en verano más calor.

La mayoría de los tejidos de los sofás de tela de hoy en día se pueden lavar en la lavadora. Sin embargo las manchas son difíciles de quitar, a diferencia de los de piel, con los que suele bastar con pasar un paño húmedo para que quede limpio.

Una gran desventaja del sofá de tela es que su tapicería es más propensa a que se manche, acumule suciedad y desprenda malos olores. Pero en este tutorial te damos la solución para dejarlo impecable y que puedas relajarte en tu sofá mejor que en ningún lado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Cortinas, alfombras, colchón...: ¿cada cuánto tiempo hay que limpiar?

Trucos caseros infalibles para limpiar la tapicería de los muebles

¿Toca limpiar cristales? Hay otras alternativas al papel de periódico