No es ninguna broma, con la famosa ola de calor que estamos atravesando, las insolaciones están a la orden del día y mucho cuidado, porque, en último término, pueden llegar a causar incluso la muerte.

El golpe de calor es un trastorno que provoca que el cuerpo alcance una temperatura superior a 40 grados. Las causas son la exposición prolongada o la práctica de ejercicio a altas temperaturas.

Si no se identifica y actúa de forma inmediata, un golpe de calor puede complicarse y provocar que el cerebro u otros órganos vitales se hinchen, lo que provocaría daños irreversibles y, en última instancia, la muerte.

Por este motivo, en este vídeo te mostramos cómo identificar un golpe de calor y, más importante, los pasos que tienes que seguir para minimizar los daños.

Asimismo, como dice el refrán, más vale prevenir que curar, pues existen una serie de pautas que puedes seguir estas fechas para evitar sufrir un golpe de calor. Algunas son un poco básicas pero fundamentales, un ejemplo es que tu ropa sea holgada y liviana y que mantengas tu cuerpo bien hidratado.

A su vez, la crema solar, además de proteger tu piel del sol, también es capaz de prevenir un golpe de calor, pues las quemaduras disminuyen la capacidad del cuerpo para enfriarse.

De la misma manera, si estás dentro de algún grupo de riesgo debes tener especial cuidado. Los niños y los mayores de 65 años son más propensos a sufrir un golpe de calor. Igualmente, los que padecen enfermedades crónicas, especialmente cardíacas y pulmonares, así como las personas que sufren obesidad, también se encuentran dentro del colectivo de riesgo.

¿Cómo saber si una crema solar protege contra el envejecimiento además de evitar que me queme?

Las cinco reglas de oro para mantener una buena salud íntima