No es ciencia ficción, es casi una realidad. Pero esta vez no somos nosotras las que vamos a tener que enfrentarnos a los sudores fríos por pensar en el pinchazo sino que está diseñada para los hombres. Estamos hablando de la primera inyección anticonceptiva para hombres.

Si la píldora anticonceptiva fue una revolución, ya nos podemos imaginar lo que va a suponer esta inyección que evita que se produzcan embarazos no deseados. Nosotras hemos llevado durante años la carga y responsabilidad de velar por la salud sexual en pareja y controlar nuestros cuerpos para evitar quedarnos embarazadas, como si fuera sólo cosa de una. Y ahora, por fin, la balanza se equilibra un poco y son ellos los que tienen que ocuparse de este asunto.

La píldora supuso una liberación sexual para las mujeres, aunque más tarde se fueron conociendo todos los efectos que iría dejando en nuestros cuerpos. Fue un momento de explosión del deseo y el placer femenino. Estuvo bien, pero los años y los avances nos han hecho ver que hay otras maneras de conseguir el mismo objetivo sin que nuestros cuerpos sufran.

Este no es el primer intento para que sean ellos quienes tomen las riendas de la precaución, pero como todos contenían algún efecto secundario, no han resultado exitosos. Cruzamos los dedos porque este sí lo sea, ya que es rápido, indoloro y no tiene ningún efecto adverso.

El responsable del primer anticonceptivo masculino inyectable del mundo ha sido el Consejo Indio de Investigación Médico (ICMR), que ha ganado esta carrera a los laboratorios estadounidenses y británicos. Tiene una duración de trece años y ya ha sido enviada al Controlador General de Drogas de la India para su aprobación y lanzamiento mundial.

Inyección | iStock

Cómo funciona

El anticonceptivo es una inyección no hormonal, tiene una durabilidad de trece años y debe ser suministrada y aplicada por un profesional de la medicina. Está diseñada para evitar las vasectomías quirúrgicas. La tasa de éxito, un 97,3% en los 303 casos probados, y que no se hayan registrado efectos secundarios, ha ayudado a que sea una medida que se espera con expectación durante este año.

Cómo se aplica el anticonceptivo para hombres

Este anticonceptivo debe ser inyectado por personal médico y bajo anestesia local. El proceso de inyección dura aproximadamente unos quince minutos. Se trata de un polímero que se inyecta en el conducto deferente (el conducto que se sitúa cerca de los testículos y que contiene esperma) justo donde se une con el escroto. No se aplica directamente en el pene. Los hombres tienen un epidídimo, una estructura circular que recibe los espermatozoides inmaduros de los testículos y que los almacena. Cuando se produce la eyaculación, el semen es expulsado desde el epidídimo hacia el conducto deferente, por eso es ahí donde se inyecta directamente.

El polímero, Steryne Maleic Anhydride, fue desarrollado en la década de 1970 y su función es la de inhibir la producción de esperma. La forma en la que trabaja es haciendo de filtro permitiendo el paso del fluido pero no de los espermatozoides. De este modo, no interfiere en la erección, eyaculación ni en el orgasmo.

La píldora anticonceptiva masculina

En este campo ya se han conocido avances como la píldora anticonceptiva masculina en marzo de 2019, que se trata como la análoga a la femenina. Hubo otro intento anterior en 2016, un gel anticonceptivo creado en el Reino Unido que se aplicaba sobre los hombros. Sin embargo, no tuvieron mucho éxito. ¿Por qué? Porque tienen efectos secundarios como provocar acné, cambios de humor, dolor de cabeza y eso hace que los hombres sean reacios a probarla. Por ello, desde el ICMR aseguran que será una auténtica revolución porque es rápida, duradera y no tiene nigún efecto secundario sobre los hombres.