RENOVACIÓN DEL AGUA

Un nuevo estudio desmiente la teoría de que tenemos que beber dos litros de agua al día

Una investigación publicada en la revista Science apunta que el agua que bebemos y que perdemos dependerá según el sexo, la edad, el estilo de vida o el clima. Siendo los bebés los que más agua renuevan al día.

Publicidad

En cualquier etiqueta con información nutricional podemos encontrar la recomendación de beber 2 litros de agua al día (u ocho vasos). Sin embargo, la comunidad científica nunca ha respaldado esta teoría, pues no se habían llevado a cabo estudios determinantes al respecto.

Sin embargo, un reciente estudio sobre el consumo de agua, publicado en la revista Science, ha llegado a la conclusión de que no existe un número de litros diarios que los humanos deban beber. Todo dependerá de factores tan variables como el género, la edad, el estilo de vida o el clima.

Cómo se ha llevado a cabo el estudio

Hasta el momento, los estudios sobre la renovación del agua en los humanos se habían hecho en grupos de personas reducidos y poco variados, pero esta última investigación se ha hecho con la participación de 5.604 personas, desde los 8 días hasta 96 años de edad y de 23 países con distinto índice de desarrollo humano (IDH).

Detrás de este macro estudio, además, hay más de 90 investigadores, liderados por científicos de renombre como Dale Schoeller, del Centro de Biotecnología y Departamento de Ciencias Nutricionales, Universidad de Wisconsin-Madison (Estados Unidos) o Yosuke Yamada, actual jefe de sección del Instituto Nacional de Innovación Biomédica, Salud y Nutrición de Japón.

Para comprobar la cantidad de agua que entra y sale de su cuerpo en un día, los expertos han utilizado el método de seguimiento de isótopos de hidrógeno. "Si se mide la velocidad a la que una persona elimina esos isótopos estables a través de la orina en el transcurso de una semana, el isótopo de hidrógeno puede indicar cuánta agua está reemplazando y la eliminación del isótopo de oxígeno puede indicar cuántas calorías está quemando", ha explicado Schoeller, tal y como recoge Europa Press.

Resultados de la investigación

"La edad, el tamaño corporal y la composición se asociaron significativamente con la renovación de agua, al igual que la actividad física, el estado atlético, el embarazo, el estado socioeconómico y las características ambientales (latitud, altitud, temperatura del aire y humedad)", apunta el estudio.

De este modo, en las mismas condiciones, un hombre renovará, aproximadamente, medio litro de agua diario más que una mujer. Por lo que, un hombre de 20 años que tenga una vida activa, pero no sea deportista; que pese 70 kilos, que viva en un país desarrollado, a nivel del mar, con una temperatura media del aire de 10 °C y una humedad relativa del 50%, necesitará 3,2 litros de agua al día, mientras que una mujer solo 2,7. En el caso de que fueran deportista, habría que añadir un litro más en ambos casos.

En el caso de los niños, los recién nacidos son los que más agua renuevan diariamente, alrededor de un 28%.

Vaso de agua
Vaso de agua | Pexels

Otro hallazgo de la investigación es que si se duplica la energía, el agua que se ingiere y se pierde aumenta alrededor de un litro. O que cada 50 kilos más de peso corporal, aumentan la necesidad de consumir 0,7 litros más al día.

En cuanto a condiciones climáticas, con un aumento del 50% en la humedad, aumenta 0,3 litros el consumo de agua.

Y desde el punto de vista del IDH, el estudio apunta que las personas que viven en economías industrializadas tienen una menor rotación de agua que los "cazadores-recolectores, los agricultores mixtos y los agricultores de subsistencia".

"Eso representa la combinación de varios factores. Las personas de los países con un IDH bajo tienen más probabilidades de vivir en zonas con temperaturas medias más altas, más probabilidades de realizar trabajos físicos y menos probabilidades de estar dentro de un edificio con climatización durante el día. Eso, sumado a que es menos probable que tengan acceso a un sorbo de agua limpia siempre que lo necesiten, hace que su rotación de agua sea mayor", razona el investigador del Centro de Biotecnología y Departamento de Ciencias Nutricionales, Universidad de Wisconsin-Madison.

La importancia de este estudio

En un planeta Tierra sobre poblado y afectado por el cambio climático, es importante saber cuánta agua se necesita, pues está muy vinculada a la salud de la humanidad.

"Determinar cuánta agua consumen los seres humanos es cada vez más importante [...] dado que la renovación del agua está relacionada con otros indicadores importantes de la salud, como la actividad física y el porcentaje de grasa corporal, tiene potencial como biomarcador de la salud metabólica", asegura Yamada.

Novamas » Vida

Publicidad