FUERTE OLOR CORPORAL

¿Por qué mi cuerpo huele a pescado? Descubre qué es el Síndrome de Trimetilaminuria

Cuando tu flujo, tu sudor o tu orina desprende un fuerte olor, resulta desagradable, ¿pero te imaginas que ese olor te recuerde al pescado podrido? Aunque parezca inverosímil puede suceder, se trata del Síndrome de Trimetilaminuria, una palabra algo compleja para dar nombre a una enfermedad rara. Te explicamos en qué consiste.

Publicidad

STORIES

Parece que las enfermedades que se catalogan como raras nos quedan lejos. Como son patologías que afectan a un número absoluto reducido o a un porcentaje mínimo con respecto al total de la población, no están en la orden del día.

Sin embargo, hay algunas afecciones que llaman muchísimo la atención, no porque sean especialmente graves y tengan consecuencias fatales para la vida, sino porque te pueden resultar curiosísimas.

En este artículo de NovaMás te explicamos en qué consiste el Síndrome de Trimetilaminuria, o lo que es lo mismo, el síndrome del olor a pescado podrido. Una enfermedad rara que probablemente te resulte desconocida. ¿Quieres saber más? Sigue leyendo.

¿Qué es el síndrome de olor a pescado?

La Trimetilaminuria o el síndrome de olor a pescado es un error congénito del metabolismo, es decir, un trastorno del metabolismo poco común de origen genético en el que falla el proceso de eliminación del cuerpo de la trimetilamina (TMA).

Esta sustancia se forma en el intestino al descomponer algunos alimentos que contienen colina o carnitina -nutrientes esenciales que tienen productos como la carne, el pescado, los huevos o las legumbres-.

En condiciones normales, las enzimas del hígado descompondría este compuesto, pero este proceso falla en las personas que padecen esta enfermedad, por lo que el cuerpo se ve obligado a expulsar a través del sudor, la orina o diferentes flujos -como los vaginales en el caso de la mujer- el exceso de trimetilamina.

Esto no sería un problema si no fuera porque esta sustancia desprende un fuerte y desagradable olor, muy parecido al pescado podrido, por lo que las personas que lo padecen huelen tremendamente fuerte.

El olor puede acentuarse durante la pubertad, en mujeres antes y durante la menstruación, que sigan un tratamiento con anticonceptivos o que tengan la menopausia. El olor puede también ser más fuerte después del ejercicio, cambios de temperatura y cambios emocionales y puede ocurrir de forma intermitente.

Causas de la aparición del síndrome del olor a pescado

Cada una de las reacciones del metabolismo del cuerpo humano está determinada genéticamente. Todos heredamos de nuestros padres la información correcta o alterada que determina que se realice cada una de las reacciones del metabolismo.

La Trimetilaminuria es un trastorno genético que consiste en tener una mutación en el gen que codifica la enzima que debe procesar la transformación de TMA correctamente. Es de herencia autosómica recesiva, es decir, que los padres son portadores de mutaciones en el gen aunque no sufran los efectos de la enfermedad.

Si ambos padres transmiten una mutación al hijo, este mostrará un defecto enzimático en su hígado y sufrirá el Síndrome de Trimetilaminuria.

Primeros síntomas, diagnóstico y tratamiento

Al tratarse de un síndrome que se identifica básicamente por desprender mal olor debido a la digestión de ciertos alimentos, los primeros síntomas se suelen manifestar desde la más tierna infancia, a medida que se van incorporando nuevos alimentos a la dieta de un bebé.

Se diagnostica de una forma muy sencilla, con un simple análisis de orina en el que se identifica la cantidad de TMA que se ha expulsado después de ingerir pescado azul -un alimento con sobrecarga de colina-.

Aunque este síndrome está considerado como una alteración benigna, las personas que la padecen esta patología suelen tener graves consecuencias psicosociales. Sus relaciones sociales habitualmente se ven afectadas porque el olor genera rechazo, así como trastornos en la salud mental del paciente que puede desencadenar en ansiedad, depresión, obsesión por la higiene corporal y trastornos de la personalidad.

El tratamiento se basa en seguir una dieta restrictiva de alimentos con un alto contenido de TMA y colina -pescado azul, huevos, hígado, riñón y otras vísceras, productos de soja, judías, guisantes, col, brócoli, coliflor, cacahuetes y colza- y en usar jabones y lociones corporales con un PH bajo.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR…

¿Qué es la vasculitis? La enfermedad que casi deja ciego y sordo a Ashton Kutcher.

Novamas » Vida

Publicidad