El ciclo menstrual femenino es un excelente indicador de salud en la mujer, es por ello que cuando sufre alteraciones grandes, es decir, más allá de las características de duración o pequeñas molestias, es una señal de que algo no está bien en el organismo.

El balance hormonal femenino puede alterarse por diferentes factores, uno de ellos es el estrés, ya que existe mucha relación entre el hipotálamo, la hipósfisis (responsables de liberar hormonas que estimulan la producción de hormonas sexuales) y las glándulas que segregan hormonas del estrés. El organismo no distingue si la amenaza es de muerte en una cueva o por una discusión de trabajo, es todo estrés, es por ello que entiende que no es buen momento para procrear y detiene el proceso.

Tanto el exceso de grasa corporal (sobre todo grasa visceral) como el déficit, pueden inducir también alteraciones hormonales muy perjudiciales para la mujer. Las dietas muy restrictivas (muy típicas de estas fechas), pueden ocasionar trastornos graves en el ciclo menstrual. Los motivos son:

- Suponen un estrés, en algunos casos excesivo, al organismo, que se suma al provocado por la vuelta al trabajo, problemas personales, alteraciones del ritmo circadiano, obsesión por perder peso, entre otros.

Frutos secos | iStock

- A lo anterior se unen las deficiencias nutricionales: llevar a cabo una dieta de pérdida de peso sin el asesoramiento adecuado de un dietista-nutricionista especializado en el tema, puede provocar un déficit en algunos nutrientes.

Para solucionar las alteraciones o incluso una amenorrea ya instaurada, te recomiendo que prestes atención a tu dieta:

- Aumenta la ingesta energética: come más, eligiendo alimentos nutritivos y saludables para ello. Por ejemplo: añade un puñado de frutos secos naturales a tu día. Que sean variados, lograrás con ello además un aporte extra de minerales y ácidos grasos.

- Aumenta la ingesta de grasa saludable: da prioridad al pescado azul en alimentación, añade algo más de aceite de oliva virgen a tus ensalada, consume queso y otros lácteos fermentados enteros, nada de desnatados, una ración de unos 60-80 g de queso de cabra cada noche a modo de suplemento. Desayuna huevo o intenta incluirlo en algún momento del día.

- Incluye proteína en cada comida, varía las fuentes, además de pescado azul y huevos, consume carnes de calidad si no llevas una dieta vegetariana, legumbres, y valora un suplemento de proteína de suero para incluir por ejemplo en la merienda o en el desayuno.

- Aumenta la ingesta de hidratos de carbono de calidad, además de vegetales y frutas frescas, añade tubérculos como patata y boniato. No olvides que las legumbres también te ayudarán a aumentar la ingesta de hidratos de carbono. Esto aumentan los niveles de leptina, la hormona de la saciedad, que además le dice a nuestro cuerpo que “tenemos suficiente”, esto es positivo, recuerda que uno de los motivos por los se va la regla es porque nuestro organismo entiende que “no hay suficiente”.

Así que, aunque suele costar pensar que, “hay que ganar algo de peso”, en chicas que han perdido la regla, aumentarlo de forma saludable, con una alimentación nutritiva y un entrenamiento bien planificado, suele ser lo más recomendable. La salud es más importante que la talla.