@Preguntamama comienza el hilo de Twitter contando lo que le llevó a ella y su marido a tomar la decisión de no vacunar a su hijo contra la varicela: “Siempre vimos la varicela como algo que nos dio en nuestra infancia y pues, ¡aquí estamos vivos y saludables!”.

La mujer asegura que preguntó al pediatra sobre vacunar o no vacunar a su pequeño contra la varicela. El pediatra confirmó que se trataba de una decisión personal en la que no había mucho riesgo, ya que algunas vacunas son “electivas y otras obligatorias”.

La mujer también aclara que vive en Venezuela y que la escasez y el costo económico de las vacunas también influyeron a la hora de tomar la terrible decisión que más tarde lamentarían.

Finalmente sus hijos enfermaron con el virus de la varicela. Pero el menor de 2 años enfermó más de lo que se esperaban. Dos semanas después de que la enfermedad desapareciera la madre notó que algo no andaba bien del todo con su hijo menor.

Lamentablemente el pequeño fue diagnosticado por el servicio de Neuropediatría con el Síndrome de Ramsay Hunt, que es el mismo que provoca la enfermedad de la varicela.

El síndrome de Ramsay Hunt, infecta a un nervio facial cercano al oído, lo que lleva a que se presente irritación e hinchazón del nervio. Además de la dolorosa erupción cutánea de la culebrilla, puede llegar a provocar parálisis facial y la perdida de la audición. Afecta principalmente a adultos y con menor frecuencia en niños.

A día de hoy, el niño tiene seis años y su madre @Preguntamama ha querido contarle al mundo la decisión que cambio su vida y la de su pequeño.

SEGURO QUE TE INTERESA:

El método definitivo para limpiar las pintadas de los niños