EN LOS ÚLTIMOS 100 AÑOS

EN LOS ÚLTIMOS 100 AÑOS

Así han evolucionado los permisos de maternidad y paternidad en España

Con la entrada en vigor del nuevo permiso de paternidad que pasa de ser de 5 semanas a 8 el 1 de abril, queremos hacer un pequeño repaso de cómo han ido evolucionando la baja por maternidad y el permiso por paternidad a lo largo de los años en nuestro país. En el siguiente vídeo podrás ver cómo ha evolucionado cronológicamente.

Seguro que te interesa

El 1 de abril de 2019, entra en vigor a través de un Real-Decreto y como medida para frenar la desigualdad laboral entre hombres y mujeres, la ampliación del permiso de paternidad, que actualmente es de 5 semanas y que a partir de ahora será de 8 semanas.

Con la idea de que no haya ningún tipo de discriminación a la hora de elegir entre un hombre y una mujer para un puesto de trabajo por la posibilidad de que la mujer coja una baja por maternidad se pretende igualar ambos permisos a 16 semanas en los próximos años. En el vídeo hacemos un pequeño repaso de cómo ha evolucionado este permiso en los últimos 100 años.

Ya en el año 1900 se dieron los primeros pasos de lo que sería un prematuro permiso de maternidad y de lactancia, quedó recogido en el Artículo 9 de la Ley de 13 de marzo de 1900. En este se detallaba que las mujeres podían solicitar un cese en el trabajo por próximo alumbramiento y que este puesto se debía reservar al menos hasta las siguientes 3 semanas posteriores al parto.

También señalaba que las mujeres que tuvieran hijos en periodos de lactancia tendrían una ahora al día dentro de las horas laborales para darle el pecho a sus hijos y señalaba que estas horas en ningún caso serían descontables a la hora de cobrar el jornal. Todo esto lo señala Sonsoles Cabeza en ‘Legislación protectora de la maternidad en la época de la Restauración española’ en los ‘Cuadernos de historia moderna y contemporánea’.

Sin embargo, no fue hasta 1931, con la II República, donde se reconocería el primer permiso de maternidad. Aunque en aquella época se conocía como el Seguro Obligatorio de Maternidad que concedía un subsidio y un periodo de descanso durante 12 semanas a las madres. Aunque fue una buena época legislativa para la España de la época, con avances como la aprobación del divorcio o el matrimonio civil, con la llegada de la guerra y posteriormente el régimen franquista todos estos derechos y avances fueron derogados.

Durante el régimen franquista se limitó mucho el acceso de la mujer al mundo laboral, sobre todo a las mujeres que ya estaban casadas, ya que su función era la de dedicarse al cuidado de la casa y los hijos, siendo el hombre el encargado de mantener a la familia. Para potenciar la natalidad muy mermada por la guerra y la postguerra se crearon subsidios familiares donde se daban diferentes ayudas como la de familia numerosa.

En los siguientes años de la dictadura, entre las décadas de los 50 y los 60, la necesidad de población activa para la expansión industrial del país vio la necesidad de que la mujer se fuera incorporando cada vez más al mundo laboral.

Ya en los años 70 y con la mujer integrada en el mercado de trabajo se otorgó en el Decreto del 20 de agosto de 1970 la posibilidad de que la mujer embarazada se diese de baja temporalmente entre 1 y 3 años.

Con la llegada de la democracia y con la aprobación del Estatuto de los trabajadores en 1980 quedó recogido en el artículo 48 que la suspensión y la reserva del puesto de trabajo sería de un tiempo máximo de 14 semanas para la madre tras el parto. En el caso del padre se menciona en el artículo 37b que tendría dos días de permiso en el caso de nacimiento de hijo y 4 en caso de fallecimiento.

Nueve años más tarde, en 1989, se amplió este permiso de maternidad de 14 a 16 semanas o 18 en caso de parto múltiple, de forma ininterrumpida. Siendo las primeras 6 inmediatamente posteriores al alumbramiento y disfrutadas por la madre, de las otras 10, cuatro podían ser disfrutadas por el padre si la madre daba el consentimiento y no coincidían con las disfrutadas por ella.

Durante estos 30 años que lleva vigente este artículo se han ido produciendo numerosas mejoras, sin embargo, no se ha aumentado el número de días de descanso que puede disfrutar la madre. En el caso del padre se amplió a 4 días de permiso por nacimiento de hijo. No fue hasta 2007 cuando el permiso de paternidad se amplió de 4 días a 13 días ininterrumpidos.

Con la idea de fomentar la igualdad entre hombres y mujeres, en 2017 se volvió a ampliar el permiso de paternidad de 13 a 28 días. En 2018 el permiso se alargó de 28 a 35 días.

El 1 de abril de 2019 entra en vigor un nuevo permiso que aumenta de los 35 días que disponen los padres en la actualidad a 8 semanas. En los próximos dos años se pretende igualar al permiso que disfruta la mujer ampliando el permiso paternal a 12 semanas en 2020 y a 16 finalmente en 2021.

Estefanía Bermejo | Madrid | 01/04/2019

Los mas vistos

Hogarmania

Cuarto de baño vintage luminoso en rosa y dorado

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.