¡No estás sola!

¡No estás sola!

Siete cosas que solo les pasan a las mujeres con pelo largo

A todo el mundo le encanta tu melena, a ti la primera. Estás orgullosa de ella aunque tu trabajo te cuesta mantenerla y no hablamos solo de tiempo que pasas en el baño cada vez que te lavas el cabello, sino del dinero que te dejas en los productos. A veces piensas que lo más cómodo (y sencillo) sería hacerte un corte de pelo “a lo garçon”. Pero luego ves tu imagen reflejada en el espejo y chica, ¡qué guapa te sientes con esa melenaza!

Mujer con melena
Mujer con melena | iStock

NovaLife | Madrid | 24/09/2018

Lo entendemos pero a buen seguro que tú también entenderás lo que te vamos a contar en este artículo, porque son cosas que nos pasan a todas las mujeres que llevamos el pelo largo. Así que no sufras, no estás sola.

- ¡Me estoy quedando calva! A todos se nos cae el cabello pero claro, cuando tienes mechones largos, se nota más: porque la ducha queda plagada de pelos, qué decir del suelo y por supuesto, el cepillo. No te alarmes (salvo que sea algo manifiestamente grave, lo cual deberías consultar llegado el caso): es normal que en otoño, por ejemplo, se caiga más. Y también, en épocas de estrés.

- ¡Ay, duele! Imaginamos que peinarse cuando llevas el pelo corto debe ser la mar de fácil: es más, a veces puede bastar con pasarse solo los dedos. Pero, ¿te imaginas hacer eso tú, que tienes una melena que casi llega a la cintura? No, lo tuyo cada mañana y cada noche, es una lucha contra los elementos. Y el cepillo es un elemento de tortura: tirones y más tirones. Como consejo, hay cepillos que facilitan el peinado (apuesta por ellos, son un valor seguro) y también, productos que ayudan a quitar nudos y facilitan el cepillado. No lo dudes y tenlos en tu baño.

- En invierno, hay que darle al secador: sí, hay valientes que salen a la calle con la melena mojada pero habitualmente, para no quedarte congelada en cero coma y pillarte un resfriado, tienes que tirar de secador. Ya sabes que no es excesivamente bueno porque reseca la melena, pero cuando hace frío, es lo que hay…

- Encrespamientos, bienvenidos. Sí, por las mañanas, recién levantada, puedes parecer que has recorrido la ciudad en moto y sin casco, con un vendaval del demonio.. O sea, que tu pelo te da una imagen de bruja loca y de repente has crecido unos diez centímetros.. El encrespamiento es algo que sucede también a menudo cuando tienes el pelo largo (no digamos si ya lo tienes rizado) pero no te preocupes, también hay productos de peluquería adaptado a ello.

Cepillo con pelos | iStock

- El viento, ese enemigo: sales súper maqueada de tu casa. Has invertido horas en ello y de repente, al cruzar la esquina, una combinación de vientos del Este y del Oeste te dejan en el punto anterior: pareces la loca de los gatos de Los Simpson. Sí, el viento es un enemigo: por eso son bienvenidas gorras, boinas y sombreros.

- En verano, más calor: indudablemente, llevar el pelo suelto cuando fuera hace una temperatura de 40 grados, a la sombra, es lo que tiene. Una coleta es una fabulosa opción para no sudar como si estuvieras en el gym.

- Coleta, ese gran aliado: no solo cuando hace un calor del infierno, sino cuando vas al gym (porque no quieres tener todos los pelos pegados a la cara llena de sudor) o incluso a veces, durante el sexo. Porque claro, visto en las películas mola una mujer subida encima de su amante, golpeándole con las puntas de su cabello en la cara. Pero luego, en los cambios de postura, la cosa cambia. Y puedes parecer, de nuevo, la de los mininos de Los Simpson. ¿Y a que no te apetece?

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.