La piel es el órgano más extenso del cuerpo. Es la encargada de proteger el interior del cuerpo de agentes externos como los golpes, las rozaduras o también agentes químicos como gérmenes y bacterias. Sin embargo, en alguna ocasión el cutis parece apagado y seco y no sabemos por qué. Te contamos cómo remediar esta condición en el vídeo superior.

El cutis puede secarse por muchos motivos. Entre ellos, la genética es un factor importante, pero no siempre es el único que interviene en esta condición. Cuando la piel está seca por causas hereditarias, se debe a un cambio en la producción de sebo y la regulación de la hidratación. Las consecuencias más directas de esta condición son la descamación del cutis, el enrojecimiento o picores que pueden agravarse por factores externos.

Entre estos factores que contribuyen a la sequedad de la piel se podrían incluir el frío, la sequedad ambiental y el viento. Estas condiciones meteorológicas pueden deshidratar el cutis e irritarlo. Por el contrario, cuando las temperaturas son demasiado altas, la piel también puede resecarse por la falta de hidratación de la misma. Otras situaciones como los baños con agua muy caliente o que duran mucho tiempo también pueden contribuir a que el cutis se seque.

Uno de los síntomas que surgen cuando la piel está seca es la tirantez: esta pierde la elasticidad y al tacto está áspera. Cuando esto ocurre, es posible que el cutis también se desescame levemente, pique o aparezcan grietas finas que, si son muy profundas pueden sangrar. En alguna zona del cuerpo como los codos, la piel puede volverse rugosa y de color rojo o gris si está muy seca.

Si tu piel está muy seca y quieres encontrar el remedio para volver a tenerla lisa, tersa y bonita, en el vídeo superior te damos unos consejos para que recuperes tu bonita piel.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Cinco pasos para preparar la piel para la operación salida de la cuarentena

Cómo cuidar manos y uñas para que no se sequen con tantos lavados