Sin embargo, reservar la próxima cita de depilación en tu salón de belleza puede que no sea la máxima prioridad en tu lista de tareas pendientes (sobre todo si no has cobrado aún la paga extra). La buena noticia es que los kits de depilación en casa han evolucionado desde aquella pringosa –y peligrosa- olla de cera de los 80, para convertirse es cómodos, rápidos y prácticos rituales anti vello.

Si no sabes por dónde empezar, aquí tienes los pasos básicos para empezar a depilarte con cera en casa.

1. Guarda tu cuchilla de afeitar

Olvídate de tu tentadora amiga afilada, porque cuando pruebes la cera ya no vas a querer volver a ella. Después de tu primera cera, no tendrás que volver a depilarte hasta pasadas tres o cuatro semanas. Y a medida que continúas quitándote el vello de esta manera, tus folículos pilosos se volverán más finos, dando como resultado una piel más suave y con cada vez menos vello. El tiempo de espera entre cera y cera depende de lo rápido que crezcan los pelos y del tipo de cera que estés usando. Por ejemplo, la cera suave puede agarrar el vello más corto y fino, por lo que podrá con un crecimiento de pocos días a una semana. Solo asegúrate de que tu cabello tenga al menos 1.5 mm de largo para obtener los mejores resultados.

2. Cuida tu piel durante la cera

Los ingredientes más comunes para el cuidado de la piel, como los retinoides, la vitamina C y los ácidos salicílicos pueden hacer que tu piel sea más sensible, así que ten mucho cuidado (especialmente si estás usando cera en la zona del rostro). Lo mismo ocurre con las quemaduras solares o cualquier tipo de sensibilidad cutánea. Para evitar un posible desastre al hacerte la cera, realiza siempre una pequeña prueba a modo de parche. De esta manera te asegurarás de que tu piel no reaccione mal a las fórmulas que estés usando, antes de ponerte manos a la obra. El interior del brazo es un buen lugar para hacer esta prueba. ¿Otro truco? Hazte la cera por la noche, antes de irte a dormir, para que la piel se recupere completamente antes de enfrentarte al mundo.

3. Exfolia primero

¿La primera regla para depilar el vello corporal? Siempre exfoliar primero. Usar un exfoliante a tiempo tiene muchos beneficios: ayuda a eliminar las células muertas de la piel que bloquean el folículo piloso, la verdadera causa de los malditos pelos encarnados, aumenta la circulación, estimula la regeneración celular y mejora el tono y la apariencia de la piel. Sin embargo, si tienes una quemadura solar, ¡olvídate de exfoliar! Solo conseguirás irritar aún más la piel.

4. Piel limpia y seca

A diferencia del afeitado, la depilación requiere que la piel esté limpia y seca al cien por cien. La cera no se adhiere a la piel húmeda. Limpia el área que estás a punto de depilar y no apliques ninguna loción, se trata de que el área se mantenga agradable y seca. Si el calor te hace sudar, aplica una pequeña cantidad de polvos de talco antes de encerar.

5. Acepta que duele un poquito

En general, la depilación con cera en casa, como cualquier depilación, te va a doler un poco. No hay forma de evitarlo, pero es un dolor llevadero, nada que te vaya a cortar la respiración (si esto pasa, para de inmediato). El dolor ‘normal’ aparece como una mueca punzante, una sola lágrima o un pequeño grito. Nada más. Para que te sea más llevadero, recrea un ambiente relajado y cómodo en un espacio conocido, el baño, la habitación, la terraza. Dependiendo de las partes del cuerpo que vayas a encerar, es posible que tengas que hacer un poco de contorsionismo, así que asegúrate de tener una toalla a mano, buena iluminación, un espejo… y lo que sea que te haga sentir valiente y confiada.

6. Sigue el crecimiento del cabello

En todas las áreas a depilar, deberás aplicar la cera en la dirección del crecimiento del cabello (no en contra), para después tirar de las tiras o de la propia cera ya dura en la dirección opuesta. Para obtener los mejores resultados, asegúrate de agarrar la tira siempre en un movimiento paralelo al cuerpo, no hacia arriba. Esto hará que el cabello se rompa, en lugar de quitarlo de raíz.

7. Empieza despacio

Si es la primera vez que te depilas con cera, empieza por las piernas. La línea del bikini, las axilas y el área facial son más difíciles para una principiante, así que primero acostúmbrate al proceso. Para las zonas más delicadas, las tiras más pequeñas son más fáciles de manejar y te permitirá ser más precisa. La piel de la cara es especialmente sensible, así que espera al menos 24 horas para encerar las cejas si hoy has hecho el labio superior. Si lo haces todo a la vez puedes irritar demasiado el rostro.

8. Ley del mínimo esfuerzo

Después de hacerte la línea del bikini, es mejor que evites hacer ejercicio o sumergirte en agua muy caliente tipo jacuzzi. Evita las saunas o cualquier cosa con mucho calor porque es un área muy sensible, y proclive a los pelos encarnados. Pasadas 24 horas, es crucial que continúes exfoliando la piel para evitar que estos aparezcan.

9. Un poco de calma

Después de una sesión de cera, no sólo tú necesitas descansar, también tu piel. Aplique un poco de crema o loción que contenga ingredientes calmantes como el aloe vera o la manzanilla a las zonas depiladas. Ayudará a que te sientas menos dolorida y evitará la aparición de esas pequeñas manchas blancas. Y si al cabo de un rato te sigue quemando mucho la piel, aplica una compresa fría. ¡Verás qué alivio!