Cuando un neófito piensa en extensiones de pelo, tiende a pensar que sirven únicamente para dar más longitud al cabello. Y no es así: se pueden utilizar para dar largo al cabello, para dar volumen, para dar largo y volumen, o incluso, para cambiar de tono sin realmente hacer nada a tu cabello real.

Lo primero que debes decidir es qué tipo de extensiones quieres, que no es cuestión baladí: “Las extensiones semi permanentes son más cómodas porque no tienes que tocarlas pero llevan su cuidado especial en tema de lavado y cepillado y tienes que retocarlas, o subirlas, cada mes y medio o dos meses, dependiendo del crecimiento del pelo.

Si por el contrario prefieres las extensiones de clip que son de poner y quitar el mismo día, nunca se recomienda dormir con ellas, no tienes el compromiso de llevarlas siempre, pero deberás aprender a aplicártelas”, dicen en la firma Bellami.

“Si decides por las semi permanentes, en el momento de la consulta el profesional te hará varias preguntas sobre qué buscas y tu estilo de vida para adaptar el tipo de extensión a tus necesidades, incluso a veces mezclando técnicas”, añaden.

Extensiones de cabello | iStock

Las de clip son las más fáciles al principio, por el tema del no compromiso, pero tienes que saber ponértelas, auqnue siempre puedes acudir a la peluquería para que te enseñen. “Si son las semi permanentes será el profesional quien te aconseje cual técnica es la mejor para ti”.

¿Cuánto duran?

“Las de clip pueden durar años si están bien cuidadas. Las semi permanentes las tendrás que ir subiendo cada mes y medio o dos meses, esto es, soltar las extensiones en la posición donde estén en el momento, acercarlas a la raíz y volverlas a sujetar. Este proceso se hace dependiendo del crecimiento del cabello pero no se cambian las extensiones cada vez que se suben, puede ser re aplicadas sin problema hasta que el estado empeore, puede pasar meses o incluso uno o dos años, dependiendo del cuidado que las des.

¿Cuáles son los errores más comunes que se cometen con las extensiones?

“En el tema de las extensiones de clip es no ponerlas correctamente para evitar que se muevan, se resbalen o hagan daño. Un truco es coger el mechón donde vas a colocar la extensión de clip y cardar un poco la base, así el clip tendrá donde asentarse y por un lado no se deslizará y por otro, hará menos peso en el mechón y hará menos presión en el mismo con lo que serán más cómodas”.

“Otro de los errores es no ocultar bien las extensiones y que se vean, para eso siempre habrá que dejar una capa de cabello por encima para cubrirlas, o sea, no subir muy arriba de la cabeza la aplicación de las extensiones y dejarlo como a media altura entre tu oreja y la parte de arriba de la cabeza, así tendremos pelo para cubrirlas. En las semi permanentes, el mayor error que se puede cometer es no seguir las instrucciones de cuidado que te dará el profesional a la hora de lavarlas y peinarlas, porque si están bien cuidadas e instaladas no debería haber problemas”, finalizan.